...saludables

Adicción a los Videojuegos

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com

 

La adicción a los juegos electrónicos o videojuegos se ha convertido en una preocupación para todos los que se interesan por la salud y el bienestar de niños y adolescentes.

En la mayoría de los casos, son los padres los que dan a sus hijos la oportunidad de accesar estos juegos a través de sus celulares como una alternativa de entretenimiento, para “mantenerlos distraídos”. Se puede dar el caso en que sean los mismos chicos los que solicitan este acceso a los padres, al ver que otros chicos con quienes comparten, disponen de su propio equipo para “jugar”.

videojuegos 2

El tiempo de juego debe limitarse a una hora al día entre los más pequeños. Foto. M. Sánchez

De repente, para algunos padres luce alentador que los chicos se “familiaricen” con los avances tecnológicos y que dominen algunas destrezas en este giro. Sin embargo, son muchos los padres que no tardan en darse cuenta de que mientras sus hijos “juegan”, se mantienen aislados sin responder cuando se les habla o ante ningún otro estímulo. Si esto no les preocupa de inmediato, inevitablemente lo hará con el tiempo, según van descubriendo que el “aislamiento” va provocando un grave problema social y de comunicación, en la etapa del desarrollo en que más cercanos necesitan estar de sus hijos.

Hasta para los más ignorantes con respecto al desarrollo humano, es conocido que durante la niñez y la adolescencia se forma el carácter del individuo.  Partiendo de esa premisa,  es correcto alarmarse cuando se descubre, que lo que debía ser una sencilla distracción o entretenimiento momentáneo, se convierte, en un corto término de tiempo, en una adicción. En este caso, la adicción o dependencia se manifiesta cuando el niño o el adolescente necesita o prefiere dedicar su tiempo “a jugar” para sentirse feliz. Por lo tanto, ignora o se altera ante cualquier interrupción y rechaza cualquier alternativa de entretenimiento diferente. Así de sencillo es descubrir que si ya no lo es, el chico va camino a convertirse en un “dependiente” de los videojuegos.

Los riesgos:

  • videojuegos 3

    Los padres deben monitorear la conducta de sus hijos, el tiempo que dedican a estos juegos y asegurarse de que participen de otras actividades. Foto: A. Brotons

    El niño puede perder contacto con la realidad

  • El niño puede convertirse en un ente anti-social
  • Puede afectarse emocionalmente al darse cuenta de que no puede interactuar adecuadamente en ningún otro renglón
  • Puede tener retraso académico
  • La falta de ejercicio puede afectar su desarrollo motor y provocar obesidad.
  • El exceso de tensión y constante reto pueden afectar su estado de ánimo.
  • El niño puede desarrollar vulnerabilidad a otras dependencias/adicciones.

Los remedios:

  • Los padres deben de posponer todo lo más que puedan el darle acceso a los chicos a estos juegos.
  • Llegado el momento de permitirles jugar, deben limitar el tiempo de juego, para un máximo de 1 hora al día para los ‘peques” y, hasta 2 horas, para los adolescentes. Tomando ello en cuenta, no lleguen a ese límite de inmediato, sino cuando ya vean que los hijos responden a unos controles y que no “renuncian” a las demás actividades de la vida cotidiana.
  • Los padres deben asegurarse que los hijos sigan el horario y la disciplina del hogar para todo lo cotidiano.
  • Evitar que jueguen cercano a la hora de dormir.
  • Controlar la selección de juegos, evitando la violencia y lo que no sea apto para su edad.
  • Distraigan a los más pequeños con juegos divertidos, los mismos que una vez jugaron ustedes: “Chico”, “Esconder”, “Guillotina”, “Peregrina”, “Ambosado”, “La Cebollita”, “Pescao”, etc.
  • Distraigan a los adolescentes con actividades al aire libre que les diviertan y que conlleven estar en contacto con otros chicos. Alternativas como el escutismo o practicar las actividades que ellos hacen de forma particular como pescar, acampar, etc., siempre les van a interesar si se planifican adecuadamente. Tocar instrumentos musicales y practicar otras manifestaciones artísticas son también alternativas.
  • Ayuden a los jóvenes enseñándoles buenos modales y a dominar destrezas de comunicación y sociales de modo que se sientan “cómodos” cuando tengan que exponerse frente a otras personas.

Al final, recordamos a los padres que los juegos no son la razón de la adicción, sino algo que debe corregirse en su niño o adolescente y que debe observarse con atención si éste muestra otras señales que requieran ayuda profesional. De otra parte, el uso controlado y correctamente monitoreado de esta tecnología, por parte de sus hijos, puede permitirles desarrollar su dominancia entre ojo y mano. Además, los juegos pueden representar un estímulo positivo para razonar y deducir, así como interesarse en dominar retos y alcanzar metas.

Como todo lo relacionado a la crianza de nuestros hijos, hay que darles la oportunidad de conocer los avances, pero recordando que, todos los excesos son malos.

 
 


Comments are closed.

Back to Top ↑