Mitsu Outlander Sport Est top
...con estilo

Cómo Cuidar Tu Rostro en Casa

Por: Dalila Olmo

El calor y la humedad hacen indispensable que tengamos una rutina diaria para mantener la piel del rostro saludable.

Tener un compromiso con el cuidado de su rostro es una disciplina que nace de amarse. A pesar de que en principio podría parecer una rutina tediosa, este proceso diario puede resultar gratificante. En fin, no se trata solo de comprar o preparar los productos, es hacer un pacto contigo misma y ser constante. De hecho, existe una equivocada percepción de que los jóvenes no tienen que preocuparse por el cuidado del rostro, si no que esto es para después de que se llega a los 30…  ¡Error! Aprender cómo cuidar tu rostro en casa es algo que debe ocurrir desde la temprana adolescencia pues esto evitará que cualquier lesión producto de los cambios hormonales se convierta en un problema de salud. Además, una piel bien mantenida tiene mejores posibilidades de posponer la salida de manchas y arrugas que surgen con los años y la exposición al sol.

Dreamstime

Debemos comenzar consultando a un experto en torno al tipo de piel que tenemos y las necesidades particulares de la misma. Suministrada.

Debido a la diversidad en la composición de la piel de cada persona, no todas las rutinas son iguales. Todos y todas tenemos distintas necesidades que pueden impactar este proceso. Hay personas que conocen su piel muy bien, no obstante, para otras su cuerpo es un elemento desconocido en el cual únicamente existen. Por ende, es importante, como primer paso, visitar a un especialista y preguntar algo tan sencillo como ¿Qué tipo de piel tengo?

Lava tu cara con el producto apropiado y luego aplica el tónico facial. Suministrada. Modelo: Camila Hernández.

Luego de conocer y entender lo que necesita tu piel, se procede al cuidado personal. Para comenzar, se debe lavar la cara con el producto que más beneficie tu piel. Entonces, pasamos a una de las medidas más importantes, el tónico facial. Este se debe aplicar con un algodón para que pueda absorber todas las impurezas que el lavado de cara no pudo retener. Este paso es esencial, debido a que su propósito es crear una capa en la piel que proteja tus poros del sucio o de absorber el maquillaje. Luego del mismo, se debe de aplicar un humectante. Es recomendable que contenga al menos 30 SPF para proteger tu piel de los efectos de los rayos ultravioleta que emite el sol. Igualmente, se sugiere que sea a base de agua en lugar de aceite.

Aplicar un humectante apropiado para tu piel es importante, como lo es que contenga protector solar. Suministrada. Modelo: Viviana Cajigas

El próximo paso es aplicar la crema de ojos. Aunque algunas personas puedan pensar que éste no es un paso necesario, es indispensable. Este tipo de crema usualmente es más “grasosa”, por lo que se debe aplicar una mínima cantidad. Como dato curioso, el aguacate, por sus aceites naturales, es un ingrediente casero recomendable para esta zona del rostro.

Se debe aplicar una mínima cantidad de crema de ojos. Suministrada. Modelo: Cecilia Olmo

Es al llegar la noche cuando resulta más importante darle amor a la piel. En este momento, luego de ejercer la rutina antes descrita, puedes incluir unas gotas de aceites hidratantes tales como: aceite de coco. Igualmente, es recomendable que semanalmente tomes un tiempo personal y utilices mascarillas durante unos minutos como mantenimiento para intensificar la ayuda que diariamente le damos a nuestra piel.

Unas gotas de aceite hidratante durante la noche son muy buenas para el cutis. Suministrada. Modelo: Chloé Del Pino.

Además, es importante asegurarte de que los productos que utilices para el cuidado del rostro no contengan elementos dañinos o que no sean realmente efectivos. Algunos ingredientes que se deben evitar son: “sodium laurel sulfate” o “sodium dodecul sulfate”; fragancias (tales como: parfum, perfume, citral limalool, citronelol y limonene) y “sodium hydroxide”. Igualmente, los aceites tales como bergamota, lavanda; menta, eucalipto y cítricos  pueden irritar la piel. Además, el alcohol es un ingrediente que puede causar resequedad en la piel y la priva de sus aceites naturales. No obstante alcoholes tales como: cetyl, lauryl; stearyl; cetearyl, etc… son considerados alcoholes grasos los cuales pueden ser de beneficio para la piel. Por otro lado, algunos de los alcoholes dañinos y secantes son: metanol y glycerol.

Una mascarilla semanal complementa la rutina diaria. Suministrada.

Al final, es indispensable tomar en cuenta lo esencial de limpiar y humectar el rostro luego de sudar, al despertar y antes de dormir. Puede parecer estricto, sin embargo, es impresionante todo lo que la piel puede sufrir en solo un día que dejemos de hacerlo. A pesar de no sentirlo, tu piel es uno de los elementos más sensitivos de tu cuerpo. Crear una rutina en torno al cuidado de la piel permitirá ver cambios que pueden hacer una gran diferencia en tu aspecto, en tu forma de sentirte y de vivir.


Comments are closed.

Back to Top ↑