STBS 20 A TU MEDIDA SB2
...con sabor

Degustación Champagne KRUG

Por: Ivelisse Agostini

La reciente visita de la siempre maravillosa Margareth Henríquez, Master Sumiller, Presidente y CEO de Champagne KRUG, invitada especial de V. Suárez & Co., nos permitió vivir una memorable degustación, en el restaurante Bottles de Guaynabo, acompañados de coleccionistas, amantes del Champagne y de éste en especial.

La distinguida invitada, Margareth Henríquez, junto a Brenda Lugo, de V. Suarez & Co., izq., y nuestra editora, Ivelisse Agostini, en derecha. Foto: placerespr.com

La experiencia de Margareth en el mercado del vino comprende sobre treinta años, de los cuales los últimos doce, han sido con la House of Krug, en Francia. Margareth es la responsable de haber identificado la marca con el concepto de lujo y placer que el fundador, Joseph Krug, representó y describió como distintivos del producto en escritos que fueron encontrados en el año 2010. De estos escritos, un hallazgo de Margareth, surgieron detalles sobre la filosofía del fundador en la creación del extraordinario Champagne; así como sobre el color, los aromas, sabores y valores del mismo.

El conocimiento de estos detalles y valores, en conjunto con una variedad de iniciativas implementadas por Margareth, han llevado al Champagne KRUG a una posición aún más privilegiada en el mundo del Champagne, siempre bajo el lema de que “para hacer buen Champagne, hacen falta buenos elementos – buenos vinos, de buen torroir”.

La distinguida experta, de origen venezolano, nos advierte que en la degustación de un buen Champagne deben siempre estar presentes todos los sentidos, incluyendo el auditivo, porque a través de la música adecuada pueden “sentirse” las “mejores notas”. Y, es que The House of Krug, desde 2013, promueve la conexión que existe entre el sonido y la percepción del gusto, la cual trabajan a través del KRUG app. De otra parte, destaca que en las etiquetas posteriores de cada botella, KRUG cuenta “la historia” de cada una de éstas, así como el mejor pareo culinario, lo cual puede conocerse a través de su iD, en el mismo KRUG app.

Margareth siempre se asegura de recordar que el Champagne debe tener la temperatura idónea (entre 9°C y 12°C) y que debe degustarse utilizando la misma copa alta de vino (semejante a la cual crearon la copa Joseph) y no la “flauta”, pues siempre debe haber espacio para la nariz y la percepción de los aromas, “porque el Champagne también es un vino”.

LA EXPERIENCIA

Uno de los excelentes pareos de la tarde. Foto: placerespr.com

A continuación compartimos información recibida y la experiencia que disfrutamos en un recorrido espectacular guiado por la propia Margareth que, además, fue acompañado por exquisiteces presentadas por el restaurante.

Comenzamos por decir que KRUG presenta como Champagne No. 1 los Grande Cuvèe, con la más completa expresión de Champagne que puede producirse cada año, sin importar la variedad de condiciones climáticas existentes. Se trata de una mezcla de 120 vinos diferentes de más de diez años distintos que logran integrar los sabores y aromas más completos. De otra parte, su Champagne No. 2 es el Krug Vintage, semejante al No. 1, pero creado según descrito por Joseph Krug, “de acuerdo a las circunstancias”, con la selección de vinos que mejor expresan la historia de cada añada, o los mejores que expresan “la música del año”, creación que se magnifica a través de estar sobre 10 años en las cavas de Krug.

KRUG Grande Cuvèe 166 Edition. 45% Pinot Noir, 39% Chardonnay y 16% Meunier. En nariz predominan divinos aromas de limón y toronja, con notas de elementos calcáreos y hierbas tostadas, pimienta y hasta tabaco. En boca es fresco, con recuerdos de variedad de frutas como limón, pera y ciruela y con una delicada estructura. Considerado con excelentes puntuaciones por los grandes críticos.

KRUG 2006. 48% Pinot Noir, 35% Chardonnay y 17% Meunier. – Lanzada recientemente, fue bautizada por la Casa como “Capricious Indulgence” por las circunstancias caprichosas del clima en la zona durante ese año. Hablamos de un vino elegante, aromático; expresivo fresco y profundo en boca con un largo final. Perfecto para guarda, ha merecido hasta 97 puntos por parte de expertos, y está recomendado para acompañar platos con fuerte carácter como cordero, pato o “foie gras”.

KRUG Grande Cuvèe 162 Edition. 44% Pinot  Noir, 35% Chardonnay y 21% Meunier. Aromas de flores y frutas cítricas secas presentes también en boca acompañados de tonos de avellana, turrón, brioche y miel. Buen pareo con todo tipo de exquisiteces tales como ostras y otros mariscos, comida asiática y hasta postres.

Degustamos del Champagne No. 1, Grande Cuvèe, las ediciones 166 y 162 y del Champagne No. 2 , Krug Vintage, 2004 y 2006. Foto: placerespr.com

KRUG 2004. 39% Chardonnay, 37% Pinot Noir y 24% Meunier. Añada autizada por la Casa como “Frescura Luminosa” por ser una generosa que produjo nuestro favorito de la tarde. Aromas donde predominan notas de jengibre y de endulzados cítricos con recuerdos de tarta de merengue de limón y variedades de ciruelas.  En boca es balanceado con una perfecta armonía entre cítricos y miel, muy elegante y con un majestuoso final. Caviar y otras sabrosas alternativas de frutos del mar; confecciones con salsas ricas en especias y quesos como el de cabra, son sugeridos, pero yo opino que va con todo… divino.

KRUG Rosè. Pinot  Noir, Chardonnay y Meunier. La versión rosè fue la realización del sueño de la quinta generación de la Casa y un regalo para el mundo que ha recibido hasta 98 de puntuaciones por críticos especializados, que lo describen como atrevido, encantados y exótico, es sin duda alguna, un deleite para el paladar, con un largo final. Fue magistralmente pareado con un sabroso corte de filet mignon que sirvió como excelente cierre para una tarde de abundantes placeres…

Al final, estás a tiempo para que KRUG sea tu compañero para recibir el Año Nuevo   y cualquier memorable evento.


Comments are closed.

Back to Top ↑
Segura Viudas sab BOTTOM