...con sabor

Exclusiva Cata con Mark Beringer

Por: Ivelisse Agostini

En días recientes, tuvimos el privilegio de participar de una cata exclusiva dirigida por Mark Beringer, quien representa a la cuarta generación de sus fundadores y es el 8vo Chief Winemaker de Bodegas Beringer. Durante el evento, celebrado en La Enoteca de Ballester & Hermanos, el selecto grupo de aficionados al vino invitado, tuvo la oportunidad de conocer la historia de estas famosas bodegas californianas, una de las más antiguas de los Estados Unidos y la única que ha permanecido operando ininterrumpidamente, aun durante el periodo de “la prohibición”, gracias a un acuerdo para proveer vino con propósitos no comerciales.

Ejecutivos de Ballester & Hermanos y de Beringer, junto a Mark Beringer. Foto: Suministrada.

Su origen se remonta al 1868 cuando Frederick Beringer, emigra a Nueva York desde Alemania, motivado por la venta de ingredientes de cerveza. Luego, su hermano Jacob se integra al mismo esfuerzo. Gracias a la ventaja que propicia la construcción del nuevo tren que conectaba las costas este y oeste de los Estados Unidos, Jacob descubre la similitud entre los suelos de Napa con los de su natal Alemania y decide explorar las bondades de estos para producir vinos. Es así como los hermanos Beringer adquieren, en 1875, sobre 200 acres y comienzan una prestigiosa trayectoria de éxito.

Desde su fundación, Beringer se ha distinguido por ser precursor y líder en muchos aspectos de la industria de vinos californianos. Entre otras distinciones, fueron los primeros con instalaciones alimentadas por gravedad y uno de los primeros en operar utilizando cuevas y bodegas. Además, construyeron una de las primeras bodegas consideradas como joyas arquitectónicas en la zona, algo que entendieron importante compartir con el público. Por ello, en 1934, se convirtieron en los primeros en recibir visitantes, lo que propició la exitosa tradición turística que ha hecho famosa a esta zona. Beringer ha logrado combinar la modernidad tecnológica con los procesos tradicionales en el cuidado de los viñedos, con prácticas agrícolas sostenibles, adaptadas a cada uno de la variedad de 28 suelos y al clima particular de sus tres fincas productoras de vino en California: Valle de Napa, Knights Valley y Paso Robles, celebrando la singularidad de cada sitio y una notable tradición vitivinícola.

En torno a sus vinos, fueron la primera y son la única bodega que ha logrado que, tanto un vino tinto como uno blanco, hayan sido nombrados #1 Vino del Año por el prestigioso Wine Spectator Magazine.  Además, Beringer ha sido reconocida en 12 veces ocasiones en el “Top 100 Winery of the Year” por Wine and Spirits y ha logrado recibir más ubicaciones en la lista de Wine Spectator Top 100 que cualquier otra bodega en el mundo. De hecho, ha merecido la distinción de ser la octava marca de vinos más poderosa por The Drinks Business.

Algunos de los vinos degustados. Suministrada.

La Experiencia:

Durante el master class, Mark Beringer nos llevó por un recorrido en el cual degustamos los vinos Beringer Bros Chardonay (con buen cuerpo, aromas de albaricoque, especias y jengibre y en boca cremoso, con notas de pera, almendra y final de mantequilla) y Beringer Bros Red Blend, (con cuerpo y muy buen sabor, predomina la fruta negra, caramelo y tostados), ambos envejecidos durante 60 días en barricas de roble americano que previamente han sido utilizadas para Bourbon, algo que es novedoso y cuyo resultado, según pudimos confirmar, es sumamente exitoso en ventas.

Tuvimos el privilegio de degustar algunos de los más emblematicos vinos de la gran variedad de Beringer. Foto: placerespr.com

Luego degustamos el Beringer Napa Chardonay (“crispy”, con excelentes aromas de fruta tropical; con fruta, especias y buen cuerpo en el paladar); Beringer Quantum Red blend (con fruta negra, tonos sutiles de pimienta y especias, es un vino con cuerpo, elegante, redondo y de gran sabor) y, Beringer Knights Valley Cabernet (un excelente tinto de cuerpo medio, balanceado y sabroso, donde se perciben mucha fruta roja y negra, hierbas y especias con alguna nota mineral, para un final memorable).

Finalmente, degustamos los vinos Beringer Private Reserve Chardonnay (muy aromático, cremoso, con recuerdo de pina sobre otras frutas tropicales, sabroso) y el Beringer Private Reserve Cabernet (un tinto muy premiado, con excelentes aromas; muy expresivo en boca, con fruta negra, especias y sutiles recuerdos de madera. Excelente). Los vinos Cabernet Sauvignon que pertenecen a la Reserva Privada son envejecidos en barricas de roble francés 100% nuevo durante 18-22 meses dependiendo de la vendimia.  Por su parte, la Reserva privada de Chardonnays son típicamente envejecidos en roble francés (80% nuevo) durante 9 meses, con agitación semanal de lías y 100% fermentación maloláctica. Pasa por un régimen de refinamiento continuo de la mezcla y el régimen de roble para ofrecer un vino elegante y equilibrado.

Los vinos Beringer Private Selection son de los más reconocidos de California. Suministrada.

Al final, fue un placer poder conocer personalmente a Mark Beringer y mejor aún, que como actual “winemaker” de Beringer, fuera él quien nos guiase a conocer algunos de los excelentes vinos, de las decenas que esta icónica bodega produce y que le merecen constantes y extraordinarios reconocimientos.

En portada: Mark Beringer, cuarta generación de los fundadores y 8vo Chief Winemaker de Bodegas Beringer. Foto: placerespr.com


Comments are closed.

Back to Top ↑
Segura Viudas sab BOTTOM