VSuarez Taittinger Turis top
...turísticos

‘Instantes’ en las Rías Baixas

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com
 

Cuando pensamos en Galicia, muy probablemente nos llegan imágenes de un buen marisco, acompañado de un buen vino.

rias-baixas-pixabaycosta-1430659_1280-1

Las Cies tienen una forma que asemeja los dedos de una mano. Foto: Suministrada.

Algunos afortunados hemos podido vivir ‘espectaculares instantes gallegos’, por así llamarlos, en alguna visita breve a lugares frecuentemente visitados como son Santiago de Compostela, por su Camino de Santiago, su Catedral o su Universidad; Vigo, por su puerto donde anclan cruceros de turismo y su increíble marisquería a sólo pasos de éste, y hasta la misma Pontevedra, capital de las Rías. Sin embargo, sabemos que han sido sólo eso, instantes, porque Galicia en un inmenso paraíso natural, con gente humilde, trabajadora y religiosa.

En nuestros ‘instantes gallegos’, hemos podido ver desde la lejanía las hermosas Rías, sus hórreos y hasta las pequeñas capillas en las humildes casas, pero para disfrute de todos, hemos navegado e investigado para presentarles una idea de lo que este destino tiene para ofrecer.

rias-baixas-horreo-pixabay-combarro-543434_1280

La típica residencia gallega, con su hórreo. Foto: Suministrada.

Para quien observe el mapa gallego, será fácil comprender por qué a este litoral que ocupa el sur-oeste atlántico de Galicia, los romanos le llamaban ‘islas de los dioses’. Y es que, las rías bajas gallegas, se asemejan a los dedos de una mano (las de Dios, según alguna leyenda), porque son desembocaduras de ríos en un mar que las inunda, formando islas. De ahí, que quien tiene la oportunidad de visitar este paraíso, de tradición marinera, encuentre, en sus costas todo lo bueno que el mar produce y en su interior, un verdor que provee para cultivar lo mejor del huerto, sin dejar de mencionar sus viñedos. Un paraíso donde, la verdadera diosa ha sido la mujer, no por ser una deidad, sino porque es ella quien siembra y cosecha la mayor parte de los frutos.

rias-baixas-cies-islands-galicia-1232956_1280

Sus playas son uno de sus grandes atractivos. Foto: Suministrada.

Si de disfrutar el mar se trata, contrario a la bravura de las rías altas, las playas de esta zona, de arenas blancas y aguas de color turquesa, son consideradas tranquilas. Playas como Rodas, A Lanzada y la Illa de Arousa se encuentran entre las más reconocidas. De ordinario, allí suelen practicarse variedad de deportes acuáticos y aunque originalmente no eran tan frecuentadas, hoy son destino turístico para muchos que buscan tratamientos de talasoterapia. Esta es una modalidad que ha tomado auge con la construcción de centros que ofrecen turismo terapéutico con agua marina, algas, lodo y hasta el aire de mar. Los centros son frecuentados por personas que han sufrido traumas corporales o padecen de problemas en las articulaciones, del sistema respiratorio o del sistema reproductivo, pero muy especialmente por personas que desean particulares beneficios para su piel.

Quienes desean acercarse más a la tradición marinera, deben visitar O Testal, Muros y O Grove, donde se celebró la Fiesta del Marisco en el mes de octubre, una que celebra en Vigo, durante el mes de septiembre.

Compostela 24 Riax

Vista de la zona de siembra de marisco. Foto: placerespr.com

Además de la gran aportación gallega a la gastronomía internacional a través de sus pescados y mariscos, en las laderas de la zona del llamado Baixo Miño, se cultivan variedad de vegetales y se ‘crían’ varias especies de animales. Y como complemento perfecto, sus vinos de la D.O. Rías Baixas, con su Albariño, considerado uno de los mejores blancos del mundo.

De otra parte, Pontevedra es un centro turístico donde puede disfrutarse de su cultura, su arquitectura y por qué no, buen ambiente.

Un recorrido por los lugares más emblemáticos de las Rías Baixas requiere que escojas dónde quieres pasar más tiempo de acuerdo a tus gustos, pero lo ideal es combinar recorridos por carretera y por mar. En cuanto a los alojamientos, deberás tener en cuenta que mientras más cercano a las costas, más altos pueden ser los precios.

Al final, recomendamos que te decidas visitar Galicia y que disfrutes de alguno de sus ‘instantes’, particularmente entre los mediados de mayo y octubre, pues como dice el refranero gallego “marzo ventoso, abril lluvioso y mayo florido y hermoso”. Lo importante es que cuando lo hagas, no puede faltar vivir la experiencia de las Rías Baixas. Allí, sin duda, te espera el paraíso, entre buen vino y marisco.


Comments are closed.

Back to Top ↑