STBS NAVIDAD 19 HUM TOP
...humanitarios

Plan Familiar para una Mejor Sociedad

Por:  Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com
 

Nos encontramos ante un momento histórico en el que debemos hacer un plan de vida para poder disfrutar momentos de calidad con nuestra familia inmediata.  Un momento en que el orden que se conocía en el pasado, no necesariamente existe, pues la vida se ha complicado con las consabidas situaciones de estrés, angustia y ansiedad y ni hablar de los cambios en nuestra estructura social.

Si a lo anterior sumamos el factor económico, concluiremos que es obligado establecer un plan donde se establezcan prioridades y acuerdos.  De ello dependerá lograr que nuestros hijos puedan madurar y contar con herramientas que les faciliten su vida futura y que entre todos se desarrollen buenas relaciones.

Para sacar la familia “adelante” hace falta un balance entre responsabilidades y placeres, deberes y derechos, que deben “pactarse” entre papá y mamá. Debemos enseñarles buenos hábitos, disponer de tiempo de calidad y ofrecerles atención, seguridad y confianza. Además,  debemos organizarnos como un equipo para disfrutar, pero que también funcione como un equipo de vida donde existan estrategias y disciplina.

Lo importante es mantener la familia unida y que cada uno sienta la necesidad de hacerlo. Suministrada.

Cada grupo familiar conoce sus fortalezas y sus debilidades, así como sus particulares circunstancias.  Sin embargo, las siguientes consideraciones deben ser parte integral de un plan a desarrollar para lograr paz y armonía en el hogar:

  • La familia debe planificarse considerando la capacidad moral, humana y económica que tienen los padres.
  • Cada niño requiere atención individual y particular y debe ser criado para responder,  a la vida social en comunidad.
  • La educación de un hijo requiere perseverancia, consistencia y participación equitativa de la pareja. Implica estar de acuerdo en las respuestas que darán ante cada situación.
  • Cada niño requiere ser llevado de la mano, cuidándolo, para que descubra, confiado, las distintas etapas de la vida.
  • Ambos padres deben mantener una comunicación constante para conocer inquietudes, actitudes y aptitudes.
  • Los primeros años son determinantes para el desarrollo de sus relaciones interpersonales y para aprender los buenos hábitos de conducta.
  • Los niños crecen y no debemos tratarlos como si fueran pequeños toda la vida.
  • No esperes imponerle al mundo niños malcriados y caprichosos, lo cual es consecuencia directa de ser padres permisivos.
  • Según se desarrollan, los niños son los primeros en apreciar nuestras debilidades y flaquezas; además, de nuestras inconsistencias. Una vez descubren las mismas, se convierten en manipuladores, que aprovechan cualquier situación para manejarla a su favor.
  • Cuando ambos padres deben estar fuera del hogar, la educación y el buen cuidado de los hijos requiere mayor organización y la distribución de tareas no debe ser obviada bajo ninguna circunstancia. Cada uno debe reconocer el valor de sus funciones en el equipo y el grave trastorno que ocasiona si falla en cumplir sus responsabilidades.  El desbalance creará insatisfacciones y corajes en la pareja y gran tristeza y frustración en los niños.
  • Debe existir tiempo de calidad para el diálogo entre pareja y entre niños.
  • Si deciden matricular a sus hijos en algún deporte o disciplina, lo ideal es que, en principio, escojan alguno(a) que disfruten todos. Al no existir suficiente tiempo, el itinerario de diferentes actividades y la transportación a las mismas, pueden convertir el disfrute en un problema.
  • Es obligado invertir la mañana de sábado y el domingo para descansar y de rutina convertir esos días en tiempo familiar. Los placeres individuales deben ser espaciados y equitativos, incluyendo las actividades de los adultos y de cada niño.
  • El tiempo del fin de semana debe distribuirse de tal forma que se cubran las necesidades del hogar y haya tiempo para disfrutar de algún entretenimiento familiar. Acostumbrar a los chicos a esta rutina les hará reconocer y dar valor a las actividades especiales que se planifiquen para algunos fines de semana.
  • El menú diario debe adelantarse durante el fin de semana. De esa forma se elimina el estrés que representa llegar a cocinar “desde lo más básico”, se gasta menos y se varía el menú.  La lista de compra siempre debe estar al día y apuntarse inmediatamente lo que se vaya acabando y sea necesario.
  • Asigna responsabilidades a tus hijos. Algunas deberán ser regla general para todos, como las de organizar su cuarto, y otras especiales para cada uno, dependiendo de su edad.
  • Se deben observar las necesidades de los niños, su condición de salud o anímica para que no hayan sorpresas.
  • El respeto entre la pareja y hacia los hijos debe ser constante y ninguno debe permitir la falta del mismo. Ante una situación de desacuerdo, el diálogo es la herramienta y debe darse ]con buen ánimo.
  • Si fuere necesario buscar ayuda familiar o individual, debe identificarse el recurso y moverse con rapidez para evitar que las situaciones se compliquen.

En general, el plan debe ser vivir lo más simple y sencillamente que podamos durante nuestro tiempo en familia.  La comodidad debe ser nuestro norte y los placeres, metas que planifiquemos para disfrutar individual y colectivamente.

Lo que suceda en nuestra familia, será parte de esta sociedad, una que debe mejorar.  Si logramos crear un pacto o plan familiar dinámico, pero que se lleve con firmeza, conseguiremos que el tiempo compartido sea uno de calidad, amor y paz.  Conseguiremos que esos hijos que no pidieron nacer, se conviertan en ciudadanos valiosos que trabajen por un mundo mejor.


Comments are closed.

Back to Top ↑