Plaza Novios Hum Top
...humanitarios

La Respuesta de Al-Anon

Dios, concédeme:
Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,
Valor para cambiar aquellas que puedo, y
Sabiduría para reconocer la diferencia.

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com

Según estadísticas recientes, detrás de cada persona que padece la enfermedad del alcoholismo existen, por lo menos, cinco otras personas afectadas. Se trata de su entorno más cercano que puede incluir pareja, padres, hijos y amigos, entre otros. Nos referimos a quienes sufren por ese enfermo, que se deprimen, que pasan coraje, vergüenza, dolor y hasta se enferman ante la inseguridad y la impotencia por no saber qué esperar y por tratar de intervenir para que el enfermo deje de “beber”.

Los familiares y amigos de un enfermo alcohólico se sienten agobiados, pero existen herramientas para sobre llevar la situación. Suministrada.

Por esa realidad que experimentan los familiares y amigos de enfermos alcohólicos, fue que surgió Al-Anon en 1951. Su propósito es ofrecerles esperanza, a través de un programa de auto-ayuda, ANÓNIMO, que utiliza una adaptación de los 12 Pasos, a los efectos de recuperar la serenidad que han perdido al tratar de “rescatar” al enfermo.

Y, es que aunque no existe una fórmula mágica para ayudar a cada uno de forma individual, cuando se conocen las experiencias de otros que han tenido que lidiar con idénticos procesos, se recibe consuelo y es posible aprender a manejar situaciones similares. Mejor aún, a través del testimonio de otros, es más fácil irse liberando del sentido de culpabilidad y de la enfermedad de co-dependencia que muchos de ellos ya padecen al comprender la tesis que encierran las “3Cs” de Al-Anon: NOSOTROS – No lo causamos; No podemos controlarlo y No podemos curarlo.

El programa de Al-Anon no está afiliado con el de Alcohólicos Anónimos, pero ambas entidades cooperan entre sí.  No es una organización religiosa ni pretende ser sustituto de ningún tratamiento  profesional. Sin embargo, quienes asisten a sus reuniones, tanto si su familiar o amigo está bebiendo, como si están en sobriedad, encuentran un apoyo que para muchos resulta terapéutico. De igual forma, según van asistiendo a estas reuniones, van aprendiendo a entender la situación del enfermo y aquellas cosas que pueden hacer la diferencia en torno a la convivencia con éste.

Las reuniones de Al-Anon son sencillas, confidenciales y comienzan con la Oración de la Serenidad, para dar luego paso a lecturas que recuerdan los propósitos del programa, incluyendo uno de los 12 Pasos y segmentos de extraordinarios libros que son parte de las herramientas que utilizan, propicios para el análisis y para que los lectores lo relacionen con alguna experiencia vivida. De igual forma, se hace lectura de testimonios de personas capaces de transmitir cómo particulares enseñanzas recibidas les han sido útiles para su vida y la de su familia, que se encuentran en la literatura disponible del programa. Hablamos de las mismas personas a quienes el programa sirve de forma confidencial. Quienes asisten por primera vez son recibidos con mucho cariño, sin presiones y con el supremo interés de que escuchen a otros que llegaron antes a este lugar y han logrado recuperar parte de la paz que habían perdido.

En Puerto Rico Al-Anón dispone de varios lugares de reunión. Para conocer más sobre la organización y sobre el lugar de reunión más cercano, puede llamar al: 787-786-1414 o visitar la página www. alanonalateenpr.org


Comments are closed.

Back to Top ↑