...humanitarios

Los Hijos y el Divorcio

Por: Myra Sánchez

Para un niño es muy difícil entender la separación de sus padres. En sus mentes se entrelazan lo bueno y lo malo que han vivido como familia, lo que creen es real, lo que perciben y lo que puedan decirles. Las emociones pasan a ser muy contradictorias con manifestaciones de coraje, decepción, inseguridad y temor; mezcladas con amor, perdón y compasión, todas muy difíciles de manejar cuando se es pequeño e inmaduro.

Hay que evitar que los hijos se conviertan en víctimas del proceso de separación. Pixabay.

El impacto de una separación en los hijos puede ser tan grande como el descontrol emocional que haya entre uno y otro de los conyuges. Por eso, sin importar los motivos, no puede haber ni victima ni victimario, ni ganador, ni perdedor. Y, es que los hijos pueden convertirse en las victimas que no tienen armas, ni protección, en el medio de un “campo de guerra”. Triste, pero es muy fácil que ante las heridas que uno y otro padre sientan, se manifiesten comentarios y actitudes que menosprecian al que hasta entonces fue su pareja. Y los hijos no necesitan que nadie destruya la imagen de sus padres, porque en el proceso se destruye su autoestima y el concepto de estructura de vida que hasta el momento le habían fomentado estos. Por el contrario, será necesario que cada padre se esmere en cumplir sus responsabilidades con respecto a los hijos y en evitar castigar a su expareja con acciones que perturben su posibilidad de llevar una vida normal. Al final, serán las acciones las que hablen por sí solas y confirmarán o no lo que nunca se debió anticipar.

Ante un cuadro de separación es importante buscar ayuda profesional, tanto para cada uno en la pareja, como para cada uno de los hijos. En el aspecto legal y económico, no debe haber renuncias, pero tampoco abusos. Hay que analizar cada detalle a perspectiva de futuro, porque de nada sirve ganar una batalla si con ello se propicia perder la guerra. Deben tomarse decisiones que puedan sostenerse a corto y largo plazo para poder lograr un presente y un futuro que promueva armonía, paz y seguridad, tanto para los padres como para los hijos, porque todos necesitan tener la capacidad de cumplir con sus responsabilidades.

Cada uno de los padres debe esmerarse en cumplir con sus responsabilidades y demostrar su amor a los hijos. Pixabay.

Tomando en consideración la opinión de los especialistas en conducta humana, hicimos una compilación de recomendaciones útiles para la pareja que pasa el proceso de separación con hijos. Seguir estos consejos facilitará la posibilidad de lograr la estabilidad que ellos necesitan y merecen:

  1. Busquen apoyo profesional para todo el entorno familiar.
  2. Recuerden a sus hijos que quienes se separan son ustedes como pareja y que, aunque uno de los dos no estará presente en todo momento, podrá estar disponible para ellos. Déjenles saber que con sus defectos y virtudes cada uno de ellos los sigue amando, aunque como pareja no han podido permanecer juntos.
  3. Liberen a sus hijos de toda culpa y háganlos sentirse amados. El sentimiento de culpa es muy común cuando los niños han visto desacuerdos entre parejas en torno a cosas que se relacionan con ellos y ante la separación pueden creer que han tenido culpa.
  4. Eviten manipular y ser manipulados. Logren acuerdos en cualquier medida que represente cambio para los niños antes de presentar su decisión final al respecto y expliquen las razones.
  5. No expongan a sus hijos a situaciones de tensión relacionadas a ustedes como pareja.
  6. No impongan a sus hijos terceras personas hasta tanto les hayan demostrado que ellos son lo más importante para cada uno y estén seguros de que no habrá daños colaterales.
  7. Eviten menospreciar la imagen de su expareja y aunque sea muy difícil, es necesario que promuevan sus buenos actos y aquellas cosas por las cuales ellos se puedan sentir orgullosos como hijos.
  8. Ante la inseguridad de los cambios en la cotidianidad, admitan que puede haberlos, pero siempre teniendo en cuenta la seguridad, estabilidad y bienestar de todos, especialmente de ellos.
  9. No creen falsas expectativas. Al contrario, promuevan una cultura de orden y prioridades.
  10. Promuevan la asertividad y el positivismo en su vida, cuando los escuchen manifestar ideas negativas, muestren la forma de cambiarlas a positivas y háganlo con hechos concretos de ejemplos, no en el vacío.

Amigos lectores, la vida es un proceso de cambio constante, donde hay momentos felices y otros difíciles y la separación es uno de los más complicados pues se viven momentos de coraje y dolor. Sin embargo, es muy importante proteger a sus hijos y evitar que las emociones sobrepasen el entendimiento y la comprensión entre lo que es correcto e incorrecto.

No hay existe un manual para ser padres, ni en las buenas, ni en las malas, pero es muy importante estar seguros de que ante cualquier circunstancia, hemos hecho lo mejor para su presente y sus consabidas consecuencias a futuro. Y, es que luego se descubre que dolor de los hijos se siente como propio y sus errores como nuestra culpa.

Al final, no olvidemos que hay que vivir un día a la vez y que cada día será mejor, si tenemos presente a Dios en nuestro corazón.


Comments are closed.

Back to Top ↑