STBS PUMPKIN HUM TOP
...humanitarios

Prevención Abuso de Menores

Por: Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com
 

El abuso sexual de niños y adolescentes es un tema de gran preocupación para los padres y responsables de menores. Ante esta  realidad, es necesario identificar y prever la posibilidad de que nuestros niños sean víctimas de este fenómeno.

¿Cuán cercano a nuestros niños puede estar el abusador?

De acuerdo a la información suministrada por el Departamento de la Familia de Puerto Ricoy que coincide con la obtenida de otras fuentes, es común que el abusador sexual sea una persona cercana al medio ambiente de la víctima: familia inmediata, amistades, profesores y entrenadores, entre otros.  Además, se establece que el abusador no ataca a la primera oportunidad, sino que observa la vulnerabilidad del niño y crea el ambiente propicio para su acercamiento.  Se asegura de conocer detalles de la vida del menor, para lograr comunicación y confianza con éste y sus encargados. Entre sus tácticas se encuentra un sentido de amabilidad especial hacia el menor, utiliza con su víctima lenguaje cariñoso  –particularmente de forma que el niño se sienta importante– y promueve actividades especiales para asegurar cercanía o dependencia.

Herramientas para evitar abuso

Padre e hijo en brazos

Los padres deben ser los mejores amigos y orientadores de sus hijos. Suministrada.

Los padres que trabajan, cuyos hijos tienen actividades extra-curriculares durante sus horas de trabajo, deben ser los que mejor orienten a sus hijos para prevenir el abuso.  No hacerlo convierte a los menores en presa fácil.  A continuación ofrecemos algunas herramientas que pueden ayudarnos a proteger mejor a nuestros niños:

  • Educación en el hogar: El menor debe conocer que su cuerpo es privado, que no debe ser expuesto ni tocado y que no debe ser maltratado. Funciona que los padres establezcamos con los menores las áreas que no deben dejarse tocar, como debajo de su ropa o en sus partes íntimas.  Esto puede lograrse mediante lenguaje sencillo y adecuado dependiendo la edad para evitar traumas o miedos infundados.  Enseña a tu hijo a decir NO  y buscar un ambiente seguro cuando alguien intente hacer algo indebido.
  • Comunicación y confianza: Crea con tus hijos una relación de confianza, al punto de que tenga la seguridad de contarte cualquier situación y sepa que siempre será respaldado y apoyado. Déjale saber que tiene que acudir a ti ante cualquier situación inapropiada.
  • Asegura tiempo de calidad: Cada día, no importa cuán comprometida(o) o cansada(o) estés, debes dedicar tiempo a preguntarle a tu hijo detalles sobre su día y permitir que hable. Escucharlo es la única forma de conocer su vida, porque si tú no le prestas atención, otro lo hará.  Lamentablemente, los espacios vacíos en la vida del menor, los puede llenar con atenciones un abusador.
  • Proyecta una imagen de cercanía con tus hijos: Es indispensable que aquellas personas que están en contacto con tus hijos estén convencidos de que conoces cada detalle de su vida y que existe entre ustedes la más absoluta confianza.
  • Seguridad en el hogar: Si dispones de los medios para traer a tu hogar personas que cuiden de tus hijos, separa presupuesto para cámaras de seguridad en el interior que puedas revisar en remoto.
  • Evita exposición de menores: Advierte a tu hijo(a) que bajo ninguna circunstancia debe suplir fotos, datos, o información personal de él o sus hermanos a ningún particular, y que ponga por excusa que es algo que corresponde soliciten a sus padres.

Señales de alarma:

Debes estar atento a señales físicas y emocionales, así como cambios en patrones de conducta, incluyendo la forma de reaccionar del menor.

  • Temor a participar en actividades que antes le agradaban sin expresar motivos
  • Temor a compartir con personas allegadas que antes aparentaban preferir
  • Cambios en la forma de dirigirse o referirse a personas de su entorno
  • Señales físicas en áreas íntimas
  • Expresiones de temor en su mirada cuando se menciona o tiene presente al abusador
  • Reacción nerviosa al contacto físico
  • El menor comienza a hacer preguntas sobre situaciones particulares, usualmente, refiriéndose a otras personas, y cuestiona si son correctas o indebidas, buenas o malas.
  • El menor comienza a proyectar agresividad de forma inesperada

Todo lo anterior hace necesario que  nos eduquemos para conocer las etapas y la edad correcta en que debemos enseñar a nuestros hijos para evitar su vulnerabilidad. Llegados los doce (12) años, tu niño debe haber recibido de tu parte la información adecuada y conocer los detalles necesarios para su seguridad.  Nunca descartes, ni consideres increíble, información que recibas de tus hijos referente a figuras que admiras o tienen buena reputación; investiga y valida antes de hacer alguna acusación.


Comments are closed.

Back to Top ↑