Starb Insti Hum Top
...humanitarios

Relaciones Tóxicas

Por:  Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com
 

En su momento inicial toda relación familiar, amistosa y/o amorosa nos atrae porque sentimos empatía y obedecemos nuestras necesidades más íntimas.  Éstas nos involucran con seres con los que parecemos compartir aspectos comunes que nos complacen.  En muchos casos, esas primeras experiencias, con el paso del tiempo pierden su equilibrio. La persona más afectada sentirá que quien decía amarla o apreciarla lo expresa en forma equivocada, de la peor manera, expresando desconfianza, manipulando su vida, generando una posición de dominio y control paulatinos.

Lo cierto es que lo permitimos, bien sea por nuestra baja autoestima, porque le tenemos miedo a las consecuencias de romper y porque en ese momento se nos hace difícil concebir estar sin pareja.  Hemos desarrollado una dependencia significativa y posiblemente, nos hemos acondicionado a vivir en la mendicidad afectiva.

Esta situación no distingue posición social de los involucrados.  La gran incapacidad está en no saber tomar la decisión de no ser las víctimas de la historia.

Necesitamos separar espacios en nuestra intimidad, parar hacer un análisis del grado de deterioro personal en que hemos caído porque, la relación ha perdido su magia, nos causa pesar, nos incomoda y nos hemos diluido en la otra persona al grado de lo adictivo.

Señales de una relación tóxica:

  • Falta de equilibrio y/o correspondencia en la relación
  • Descubres que para poder lograr tus objetivos dependes del otro porque no te sientes capaz
  • Te sientes que no tienes poder decisional
  • Te sientes infeliz cuando estás con esa otra persona
  • Sientes miedo a romper/cortar la relación
  • Te sientes liberado cuando no estás con esa otra persona
  • Descubres mentiras frecuentes o pierdes la confianza en la otra persona y admites todo ello como correcto
  • Descubres que el pasado es tu realidad porque el presente no tiene nada que te satisface
  • Descubres que el chantaje es tu medio para lograr que la otra persona haga lo que necesitas
  • Descubres que la persona cercana no existe, si no que la has idealizado.

Hemos permitido que se nos reste valor y hemos olvidado nuestras necesidades mientras la relación se torna hostil y en cierta medida dolorosa.  Lo normal es que nuestras amistades o nuestras parejas formen parte de distintos momentos de nuestras vidas, que maduren y evolucionen.  Lo ideal es comprender que algunos completarán su aportación y su función y quedarán en nuestro recuerdo.  Lo productivo es que, de todas esas experiencias se derive enriquecimiento.  Lo difícil es dejar atrás las amistades o parejas que nos laceran por no tener valor.

Otro tipo de relación tóxica,  igualmente destructiva, es la que se cultiva por pena, aburrimiento y hasta por no querer estar solos.  De igual forma, este tipo de relación hace infeliz a una o ambas partes y no debe prolongarse pues conlleva deterioro moral y emocional y despierta inseguridades y corajes.

Cómo salir de una  relación tóxica:

  • Repasa las señales antes descritas e identifica si algunas de ellas se manifiestan entre tus amistades y/o pareja
  • Deja el miedo atrás, ninguna de estas personas ha estado toda la vida contigo, tú puedes salir adelante solo(a) más fácil sin personas que coarten tu independencia de criterio o tu capacidad de lograr objetivos. Recuerda que el miedo es contrario a la FE y apégate a tu lado espiritual y de conciencia para fortalecerte.
  • Invierte tiempo en ti mismo y en evolucionar. Identifica tus áreas más vulnerables, así como las fuertes, y trabaja con ellas para fortalecerte.

Somos nosotros los responsables de salir del lastre que nos marca y buscar compartir con nuevas amistades o parejas que enriquezcan y aporten a nuestras vidas.

En una relación tóxica una de las partes domina y absorbe a la que es sumisa.  Nos dejamos chantajear porque en una amistad o pareja destructiva se juntan el hambre y la miseria.  No esperes a que la relación se torne hostil, ni te conviertas en una bomba de tiempo que explote, quizás con quien menos lo merece o contigo mismo. Busca ayuda, medita, analiza y te asombrarás al comprender que puedes dejar atrás culpas, resentimientos y elevarte como el ave fénix al terminar esa relación.  Si lo haces podrás salir edificada(o) y curada(o) de lo que en algún momento te pareció difícil o imposible…


Comments are closed.

Back to Top ↑