VSuarez Taittinger Turis top
...turísticos

San Carlos de Bariloche, Argentina

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com

Cuando pensamos en viajes a la Argentina, no podemos excluir visitar San Carlos de Bariloche, un paraíso donde, sólo con exponerse a lo que su naturaleza ofrece, se disfruta de relajación y paz.  Si a eso añadimos que esa misma naturaleza provee para alternativas recreativas y culinarias, este paraíso cumple con satisfacer absolutamente todos nuestros sentidos.

pixabay-bariloche-748361_1280

La gastronomía en Bariloche es fabulosa con buen vinos, carnes, ahumados, paté y chocolate, entre otras alternativas emblemáticas. Suministrada.

Como destino turístico, la mayoría lo considera uno ideal para esquiar en la nieve durante el invierno (entre junio y julio), pero durante primavera y verano (fin de septiembre hasta marzo) Bariloche es espectacular, con días frescos y noches frías en primavera y días cálidos y noches frescas durante el verano.

El nombre ‘Bariloche’ se origina del idioma indígena “mapuche” y significa “gente del otro lado de la montaña”. Y es que, los indios mapuches de Chile llamaban así a quienes habitaban del otro lado de la cordillera de montañas que divide a Chile de Argentina.  San Carlos de Bariloche, el nombre completo de esta hermosísima ciudad Argentina, fue fundada en 1902 y es un lugar preferido por muchos para vacacionar.

La mayoría de las hermosas edificaciones que hoy existen en Bariloche provienen de la década de 1930, entre estos, el Hotel Llao-Llao, el Centro Cívico y la Catedral. Bariloche es parte de la provincia de Rio Negro, Argentina y está rodeada de lagos que, dependiendo de la época del año, pueden ser utilizados tanto para deportes acuáticos como para pesca.  Entre junio y octubre, el esquí, el “snowboard”, el heliesquí y los paseos en trineo o cuadriciclos son los más practicados por el turista, tanto argentino, como del exterior.  Los cerros Catedral, Otto y Neumeyer disponen de todo lo que un aficionado al deporte en la nieve puede necesitar para disfrutar de agradables momentos.  Por precios razonables puede alquilarse ropa y equipo y lo necesario para las diferencias opciones recreativas que ofrecen.  En todos estos cerros hay diferentes pendientes, desde suaves, hasta tan altas como 2,100 metros sobre el nivel del mar, que permiten que tanto un novato como un profesional puedan disfrutar la experiencia.  Además, en los cerros hay espacios con facilidades para tomar el espectacular chocolate de la región, así como la variedad de comidas típicas.

Cómo llegar

Cuando viajamos a Argentina nos damos cuenta de que este es un país inmenso y que cualquiera de los lugares que queremos visitar fuera de Buenos Aires está distante y requiere largas horas por automóvil o por unas cuantas en avión.  En el caso de Bariloche, es recomendable hacerlo por avión y toma dos horas de vuelo.  Dentro de Bariloche se encuentran hoteles preciosos para todos los presupuestos y caminar hasta el centro es muy fácil dependiendo de la distancia del lugar donde te alojes.

Qué ver y hacer

bariloche-morguefile-file0001386767687

Durante los meses cálidos los lagos son utilizados para navegar, pescar y todo tipo de deportes acuáticos. Suministrada.

La mayoría de las personas que visitan Bariloche llega con alguna excursión incluida, pero si no, lo recomendable es comprar algún paquete que incluya el llamado Circuito Chico.  Esta excursión sale del centro de la ciudad y recorre lo más tradicional de Bariloche, incluyendo el mirador del Punto Panorámico, desde donde pueden verse varios de los puntos más importantes como el Hotel Llao-Llao.  Además, incluye la visita al Cerro Campanario, un lugar tan alto y majestuoso que te parece estar a pasos del Cielo, con unas vistas únicas e inolvidables.

La segunda visita ineludible es al Cerro Catedral, donde no importa la época del año, ocurren las actividades recreativas más interesantes. Durante el invierno puedes alquilar la indumentaria necesaria y disfrutar de la aventura de esquiar o simplemente moverte a través de la transportación “aérea”, ver los hermosos paisajes, divertirte en la nieve y ver esquiar a otros mientras degustas un buen vino y saboreas algún platillo argentino. En primavera-verano, el lugar se convierte en el perfecto para deportes de aventura de montaña con cabalgatas, carreras de ‘four-tracks’, montañismo en bicicletas y caminatas por ‘trillos’ con vistas espectaculares, entre otras.

En Bariloche hay excelentes restaurantes donde, como en toda Argentina, la carne es la reina en el menú, que sin lugar a dudas siempre incluye la famosa parrillada.  Pero en Bariloche se producen muchos productos “gourmet” y productos “ahumados” resultado de la caza y pesca especial que se da en la región y de la fusión de sabores que han compartido los excelentes chefs que radican en la zona de la Patagonia.  Entre los platos más famosos para degustar en Bariloche se encuentran el conejo, el cordero, la trucha y el ciervo, algunos preparados con salsas especiales que incluyen frutos de huertos recién cosechados que pueden incluir hongos o frutos rojos. Sin embargo, para muchos, la mejor experiencia culinaria es poder sentarse a degustar un rico “fondue” de queso o chocolate frescos mientras se disfruta de maravillosas vistas y se degusta un rico “paté”.  Para los que desean una experiencia culinaria totalmente diferente, deben visitar la llamada Colonia Suiza donde preparan “curanto”, un plato confeccionado con carnes y verduras, cocinado bajo tierra, sobre piedras calientes y envueltas en hojas.  Esta aldea queda localizada a menos de una hora del centro y su gente ofrece excelente atención a los visitantes.

Durante la noche, Bariloche también ofrece buenas opciones, desde ir al Casino, a visitar cervecerías, discotecas y pubs.  Preguntarle al “consierge” de tu hotel debe ser la mejor opción para determinar sitios cercanos que cumplan con tus intereses particulares.

Qué comprar:

Cuando vas al centro de la ciudad, vas a descubrir que sus calles están llenas de tiendas de chocolates y productos ahumados, cuál de ellos mejor.  La artesanía local, que usualmente es fabricada en cerámica, cuero o en piel de animales, es fina y abundante.  Pero lo que está presente en todas partes son los “gnomos” o duendes, que son parte de la leyenda patagónica en la que alegadamente, igual que en los países nórdicos, estos son los pobladores de algunos de los bosques de la región.  Los que hemos visto esta artesanía tenemos que decir que es preciosa, colorida, y graciosa y un artículo que debemos traer de recuerdo.

Llegado el final de este reportaje, no tenemos duda de que la información provista te hará incluir en su itinerario este lugar paradisiaco digno de ser visitado.


Comments are closed.

Back to Top ↑