...saludables

Si te “Rompieron el Corazón”

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com

Si es tu caso, repasa cada detalle y si tienes un amigo(a) en estas circunstancias, escúchale y tenle paciencia, mucha paciencia… En momentos como estos, es que más falta hace un verdadero amigo.

Llegada esta época en que todos celebran el amor entre parejas, son muchos los que pasan por periodos de soledad que a veces acarrean sentimientos de frustración. Sin embargo, quienes más sufren son los que están en proceso de sanar el dolor que producen las decepciones amorosas. De hecho, quienes viven esta experiencia, corren riesgo de caer en una depresión si no manejan sus emociones de forma adecuada. Sanar si “te rompieron el corazón” no es tarea sencilla, sobre todo si lo comparamos con lo fácil que a veces se nos hace enamorarnos. Las heridas podrán sanar más o menos rápido dependiendo de nuestras personalidades, valores, caracteres y madurez emocional. Como sucede con una herida física, podemos necesitar una u otra medicina, y más o menos dosis de la misma, para sanar. Además, la herida que ha “roto” el corazón puede ser más o menos profunda, dependiendo de las circunstancias de intimidad y tiempo de la pareja, así como lo que haya provocado el rompimiento amoroso.

Razones comunes para que se rompa una relación

  • Celos
  • Maltrato (Físico o verbal)
  • Intolerancia
  • Egoísmo
  • Aburrimiento
  • Vagancia o falta de provisión por una de las partes
  • Falta de generosidad/amabilidad
  • Infidelidad
  • Incompatibilidad
  • Falta de interés físico

La particularidad ante las razones antes expuestas es que puede darse el caso de que sólo una de las personas sienta o perciba una de éstas, mientras la otra se sienta satisfecha y dispuesta a mantener la relación. En muchos casos es precisamente la persona que ha estado “a gusto” la que recibe el mayor impacto con la separación porque le toma por sorpresa, pero el rompimiento inevitablemente marca a ambas piezas de la historia.
Un corazón “roto” pasa por diferentes etapas que incluyen, entre otros sentimientos, sorpresa, dolor, coraje y duelo antes de poder sanar. Cada una de estas etapas hay que vivirlas y tratar de que no se prolonguen ni magnifiquen para evitar caer en una depresión profunda que necesite ayuda profesional y hasta medicación.

¿Remedios “caseros” o médicos?

Los siguientes “remedios” te ayudarán a mejorar y/o aliviar tu dolor si sientes que te han “roto el corazón”. Sin embargo, buscar ayuda profesional a tiempo ayudará a que superes los síntomas de este “mal” más rápido:

  • Desahógate – Te sugerimos que identifiques un mejor amigo que admires por maduro (a lo mejor pasó por algo semejante) o sabio, un sacerdote o pastor, o un psicólogo que te escuche. Alguien al que puedas contarle la realidad del detonante que llevó al rompimiento y las supuestas causas (esto ayudará a identificar aquello que tengas que superar). Es tu vida privada, no la andes contando a todo el mundo y, sobre todo, no abuses de la disposición de las personas pues terminan agobiándose de escuchar lo mismo y percibir que hablas, pero no escuchas, algo que es normal cuando estás en las primeras etapas del rompimiento (sorpresa y dolor). Por lo anterior, la ayuda de un profesional puede ayudarte a pasar por este proceso de forma saludable en términos de tus relaciones interpersonales.
  • Distráete – Una de las razones por las cuales debes limitar compartir tu tristeza con todo el mundo es que necesitas a tus amigos para que te ayuden a distraerte y a disfrutar de actividades que incluyan especialmente esfuerzo físico y/o mental que te agote para que te vayas a la cama cansadito o cansadita sin gran oportunidad de dedicarte a pensar. Lo normal es que no tengas deseos de hacer nada y para eso están los amigos. Evita estar solo o sola, pensando en lo mismo y sintiéndote la víctima o culpable que todo lo hizo mal.
  • Cierra ese capítulo de tu vida – Entiende que llegada una situación de separación, la posibilidad de que sea el final de la historia es altísima. Buscar la forma de extenderla muchas veces atrae mayor sufrimiento y pospone tu sanación y el comienzo de un nuevo capítulo de tranquilidad y plenitud en tu vida, aunque en el momento lo veas todo negro o imposible sin la otra persona.
  • “Arriba vive más gente” – Cuando estés solo o sola trata de pensar que mereces mucho más de lo que tenías y que siempre hay oportunidad de lograr ser feliz con otra persona. Entiende que lo terminado no tiene remedio y que revivirlo es dañino.
  • Busca el lado positivo de la vida – Como ante cualquier otra circunstancia de dolor, aférrate a tus valores, a tu fe. Administra mejor tu vida para que ésta sea una con propósito, llenando tus espacios mientras haces cosas productivas.

Contraindicaciones:

  • ¡Qué no te afecte tu autoestima! – No permitas que lo que ha pasado con una persona afecte todo el universo. A menos que sea algo enfermizo de tu parte lo que haya provocado el rompimiento (para lo cual debes buscar ayuda), el resto del universo te puede ver, bello o bella, inteligente, maravilloso o maravillosa porque todos tenemos valores y atributos para conquistar. Allá afuera hay un millón de gente que igual que tú anda buscando quién le quiera. Por lo anterior, es muy importante que te esfuerces en lucir bien, mejor que nunca, aunque no te den deseos.
  • No comiences otra relación con personas que tengan interés en ti. Podrías no estás listo o lista y puedes ser causante de sufrimientos o comenzar otra historia destinada al fracaso.
  • Es bueno llorar, pero no hagas de esto un ejercicio de castigo constante. Menos aún, no busques la forma de ambientar tu sufrimiento con canciones, poemas o películas trágicas que provean morbo en algo que, por el contrario, hay que tratar de superar.
  • Evita pensar y hablar de lo mismo.
  • No revivas recuerdos desagradables, ni andes buscando culpables.
  • No busques, ni llames a la otra persona y evita coincidir con ella.
  • No consumas alcohol, ni siquiera un poquito, pues al otro día estarás melancólico o depresivo y habrás echado hacia atrás lo que has adelantado.

“Tiritas pa’ este corazón partío…”, dice la canción interpretada por Alejandro Sanz, pero es con mucho esfuerzo que sana un corazón. Confiamos que este reportaje sea un buen ingrediente dentro de la medicina que sane tu corazón, si es que estás sufriendo semejante dolor.


Comments are closed.

Back to Top ↑