...con estilo

Un Regreso a Clases Armonioso

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com
 

Cuando los adultos tenemos que regresar a trabajar luego de unas agradables vacaciones, nos cuesta adaptarnos nuevamente al ritmo y a la rutina. Por eso, no puede sorprendernos que para los chicos, este proceso pueda ser aún más sensitivo.

Y, es que todos sabemos que durante las vacaciones, la rutina de los niños y de todos en el hogar se altera. No solo ellos nos desligamos de todo lo que conlleva cumplir con las tareas escolares, sino que lo cotidiano, como el horario de levantarse temprano, de comer, y de acostarse temprano se alteran. De otra parte, durante las vacaciones, los niños disponen de tiempo libre para compartir con los amigos, ir de paseo y hasta disfrutar de actividades especiales en campamentos. Por eso, volver y adaptarse a la rutina diaria que amerita el periodo escolar es difícil y requiere esfuerzo y persistencia.

Entre las reacciones más comunes de los niños ante el regreso a clase se encuentran:

Malhumor
Resistencia a colaborar en lo relacionado a la escuela
Tomar más tiempo del adecuado para vestirse
Quejas repentinas de malestares físicos
Llanto
Tristeza
Falta de apetito
Irritabilidad
Extravío de libros y material escolar

Según los expertos, antes de que terminen las vacaciones es recomendable que se vaya retomando la rutina, especialmente en lo referente a horarios de comida y sueño. Además, se sugiere involucrar a los chicos en la selección de sus meriendas y en el itinerario de actividades extracurriculares, de tal forma que se entusiasmen con la idea del regreso a clases.  Además, para entusiasmarlos recuerden a los niños que siempre habrá algo que contarle a sus compañeros sobre eventos especiales y actividades que disfrutaron durante el periodo de vacaciones, algo que sin duda pueden hacer al re-encontrarse en la escuela. De otra parte, es importantisimo que los padres no se lamenten ni quejen frente a sus hijos sobre lo que implica el regreso a clase en torno a lo que a ellos respecta.

Para el regreso a clases ya deben haberse designado espacios especiales y cómodos donde los chicos puedan estudiar sin distracciones, de modo que el proceso sea más agradable. Finalmente, desde el día uno, los padres deben asegurarse de mantener una estrecha comunicación con sus hijos para enterarse de todo lo que les inquieta y sucede y así poder identificar cualquier cambio en su comportamiento y entorno. Se recomienda, además, que los padres conozcan las diferentes actividades extra-curriculares que verdaderamente interesan a sus hijos, tanto las que ofrece la escuela, como las que puedan darse fuera de ésta, para asegurarse de crear un itinerario que no conflija con el mejor bienestar de todo el entorno familiar.

El bienestar de nuestros hijos debe ser nuestra prioridad. Por ello, debemos ser una figura cercana y amiga cuando nos reunimos con ellos al final del día. Mejor aún, debemos estar cerca y conocer todo el ambiente que rodea a nuestros muchachos cuando los dejamos en su lugar de estudio. Es la mejor forma de protegerlos y cuidarlos, de hacerlos sentir amados.


Comments are closed.

Back to Top ↑
Mitsu Eclipse bottom estilo