STBS SPRING TURIS TOP
...turísticos

Visita a Lyon “Capital Gastronómica de Francia”

Por: Ivelisse Agostini
iagostini@placerespr.com

La Basílica de Notre Dame de Fourvière recibe sobre 2 millones de visitantes anualmente. Suministrada.

Para que un viaje sea verdaderamente placentero es necesario asegurarse que incluya vivir excelentes experiencias gastronómicas. Entre las alternativas gourmet del mundo, Lyon, en el Este de Francia, se considera la capital de la gastronomía francesa, país que en sí mismo ha sentado las pautas para todo lo que tiene que ver con el buen comer. Tan real es la categoría de alta cocina de Lyon, que más de una docena de sus restaurantes ostentan la codiciada Estrella Michelin.

En términos turísticos, Lyon cuenta además, con su Sitio Histórico reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad y con una agraciada naturaleza que provee para que allí se cultiven y produzcan infinidad de productos, incluyendo la seda que por muchos años distinguió a la ciudad y cuyos trabajos todavía pueden verse en el Museo de los Tejidos. Sus ríos, sus barrios y sus mercados, crean una atmósfera que hacen de una visita a esta ciudad, una completa, agradable e impresionante.

GASTRONOMIA

Un típico “bouchon” de Lyon. Suministrada. Image by jadorelyon on Pixabay

Si vas a Lyon debes conocer previamente que los “bouchons” representan para muchos la verdadera raíz de su fama culinaria. Se trata de establecimientos, mesa con mesa, que sirven los platos más típicos de la zona. Aunque algunos locales utilizan el nombre, realmente los “bouchons” deben ser certificados. Estos comenzaron en el siglo XVIII como una respuesta de las mujeres para servir comida hecha en casa entre los trabajadores de la industria de la seda. El éxito de la oferta de las llamadas Mères Lyonnaises (mujeres lyonesas) trascendió a otros grupos sociales y fue una de ellas, Mère Brazier, quien entrenó al más famoso y reconocido chef lionés, Paul Bocuse, quien por 40 años mantuvo tanto como tres Estrellas Michelin. De hecho, en su honor se ha construido un extraordinario mercado, el Les Halles Paul Bocuse, donde además de disfrutar adquiriendo exquisiteces, es posible degustar algunos platos entre la variedad de casi 60 establecimientos.

Lyon es la ciudad donde nació el famoso chef Paul Bocuse (QEPD), cuyo restaurante todavía ostenta 3 Estrellas Michelin, y en cuyo honor existe un mercado. Foto: M. Sánchez

Entre los platos tradicionales más famosos que deben degustarse en Lyon se encuentran “la quenelle”, semejante a una croqueta grande confeccionada con pescado o carne; la “cervelle des canuts”, un queso cremoso (fromage blanc) confeccionado con hierbas, especias, aceite de oliva y vinagre. Sus famosas Sopa de Cebolla y Ensalada Lyonesa, el Coq au Vin; la Torta Le gateau de Foie de Volaille, una torta salada, confeccionada con hígado de pollo en salsa de tomate; la Le tablier de Sapeur, carne en vino blanco. Y, no puede faltar un embutido, con la “andouillette”, una exquisita versión de salchicha a la parrilla, confeccionada con tripas y estómago del cerdo, condimentada con especias y aliñada con vino. En torno a los postres típicos, sirven unos buñuelos fritos a los que llaman “bugnes” y su famosa Tarte a la Praline, almendras mezcladas con crema que forman una pasta que es  recubierta con azúcar (roja). Otra maravilla de Lyon es que es muy fácil encontrar donde comer ostras, erizos y caracoles, frescos o cocidos con la sabrosa mantequilla que tanto utilizan.

Entre los restaurantes galardonados con Estrellas Michelin, se encuentra con Tres Estrellas: el Paul Bocuse, donde una cena fluctúa entre los 200 y 300 euros; con Dos Estrellas: el Mère Brazier, el Takao Takano y el Le Neuvième Art, cuyos precios por una experiencia completa fluctúan entre los 40 y 250 euros; y con Una Estrella actualmente hay unos catorce, donde pueden degustarse exquisiteces a precios bastante asequibles, entre los 35 y 150 euros.

Favor mover su móvil a posición horizontal para disfrutar la siguiente foto-galería:

  • Es común encontrar lugares al lado del Ródano con ostras y otros mariscos para la venta. Foto: M. Sánchez

QUÉ VISITAR

Cuando visitas Lyon descubres que la ciudad se encuentra entre ríos y que el Ródano, divide lo que es la parte vieja de la nueva.  En el  Viejo Lyon (Vieux Lyon), localizado entre la colina de Fourviere (llamada en el pasado “la colina que rezaba”), y el rio Saona, desde donde pueden contemplarse vistas espectaculares, es imprescindible visitar los teatros romanos de Fourvière, muy bien conservados, así como la Basílica Notre-Dame de Fourvière, que recibe sobre 2 millones de peregrinos anualmente. Además, junto a la Basílica, se encuentra la Torre Metálica, construida para la Exposición Universal de Lyon de 1894.

Teatro Romano en Lyon. Foto: M. Sánchez.

Una visita a esta zona debe incluir, además, sus famosos barrios donde abundan los “traboules”, pasillos entre estructuras para atravesar de una calle a otra. Entre los barrios, el Saint-Jean, que se distingue por sus calles peatonales; el Saint-Georges, un barrio medieval que hoy cuenta con su hermosa iglesia del mismo nombre y fue el barrio donde se originó la extinta industria de la seda; y, el Saint-Paul que fue capital financiera y una ciudad de mucho auge durante el Renacimiento, son visitas obligadas.

Las zonas de Pentes (pendientes) y La Plateau (meseta) en la colina llamada Croix-Rousse (llamada en el pasado “la colina que trabajaba”), y que en principio era reconocida como el lugar donde fueron a vivir muchos de los canuts, los obreros de los telares de seda, abundan edificios con techos altos y amplios ventanales pensados para que estos hicieran sus trabajos.

Para ir de compras, La Presqu’île (zona peninsular y centro de la ciudad), ubicada entre los dos ríos, resulta ideal porque está llena de plazas y tiendas, haciendo más placentero el ejercicio de adquirir recuerdos. Este es el lugar más turístico de Lyon. En torno a los museos, el de Bellas Artes, el de Arte Contemporáneo, el de Artes Decorativas, el de la Marioneta y por supuesto, el de las Telas se encuentran entre los mas importantes.

Una gran ventaja de visitar Lyon es que puede ser parte de una excursión a lugares igualmente atractivos como son los colindantes países de Suiza e Italia o los viñedos en la región Vignoble du Beaujolais y los del Valle de Ródano como Chateauneuf-du-Pape, a solo millas al norte, entre Lyon y Bourgogne.

Así que, si eres amante de la buena gastronomía, te toca seguir investigando las buenas razones para visitar esta región de Francia, donde convergen todos los elementos para tener un viaje placentero.


Comments are closed.

Back to Top ↑