bodega ALAMOS TOP
...con estilo

El Rito de la Ceniza Cuaresmal

Por: Myra Sánchez

Cuando indagamos sobre el origen de la imposición de la ceniza en el primer día de la Cuaresma, cada Miércoles de Ceniza, tenemos que mencionar que este signo era uno utilizado entre los judíos como una señal de muerte y de luto, algo parecido a lo que antes hacían griegos y egipcios, quienes se cubrían de cenizas ante eventos relacionados con desgracias. La idea es que las cenizas son lo que queda, luego de que algo sea quemado por el fuego.

Con el paso de los años, los cristianos, comenzaron a utilizarlo como un signo que representaba el deseo de arrepentirse de los pecados antes de ser bautizados, algo que ocurría durante la Pascua. Eventualmente, establecido el periodo cuaresmal, o sea, cuarenta días antes del Jueves Santo, el rito se lleva a ese primer día, desde una perspectiva de necesidad de conversión y arrepentimiento, en recuerdo de los 40 días de Jesucristo en el desierto. El anticipo de la muerte terrenal, así como la importancia de arrepentirse de los pecados, se recrea durante el rito de la ceniza entre los cristianos católicos, cuando el sacerdote expresa: “Convertíos y creed en el Evangelio” o “Polvo eres y en polvo te convertirás”. La ceniza utilizada corresponde a la quema de las ramas bendecidas que sobraron de la celebración del Domingo de Ramos del año anterior.

A partir del comienzo de la Cuaresma, ya no solo los católicos, sino muchos cristianos practican la abstinencia de comer carne el Miércoles de Ceniza, el Viernes Santo y cada viernes durante estos 40 días.  Asimismo, se practica el ayuno (penitencia judía que era costumbre desde mucho antes), que puede ser, desde no comer nada, comer solo pan y agua, o limitarse a una sola comida, que se reparte en tres porciones pequeñas en un día. El sentido penitencial va acompañado de sacrificios y de un proceso de especial reflexión para arrepentirse y obtener la absolución de los pecados.

Al final, te recordamos que, con el Miércoles de Ceniza y el comienzo de la Cuaresma, los que practican el cristianismo, deben tener como propósito prepararse para la Semana Santa, una que nos acerca más a Dios, y da sentido a la esperanza de alcanzar la salvación de nuestras almas.


Comments are closed.

Back to Top ↑