...humanitarios

Los Jóvenes y las “Sustancias”

Por: Ivelisse Agostini

Tuvimos el honor de participar como jurado en una competencia entre estudiantes donde debíamos escoger el que se destacara por su superación y logros particulares. Durante el intercambio con estos jóvenes, donde hubo oportunidad de obtener respuestas a muchas preguntas, en repetidas ocasiones estos expresaron su preocupación por el problema del consumo de alcohol y drogas y cómo ven que se tronchan las vidas de conocidos y de amigos. Peor aún, confirmaron lo expuestos que están todos a este mal, en el cual no solo se afecta la salud mental, emocional y física del joven, si no tambien su seguridad y posibilidades de un futuro productivo.

Y, es que el abuso de sustancias sigue siendo el gran problema de nuestra juventud y de la sociedad. Lamentablemente, son muchos los padres que no pueden detectar que su hijo es víctima de esta enfermedad, hasta que ya es dependiente o está muy hundido en el vicio. De hecho, cuando hablamos de adicción a sustancias, es indispensable ampliar el “espectro” porque de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), “…droga es toda sustancia que introducida en un organismo vivo por cualquier vía (inhalación, ingestión, intramuscular, endovenosa), es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central, provocando una alteración física y/o psicológica, la experimentación de nuevas sensaciones o la modificación de un estado psíquico, es decir, capaz de cambiar el comportamiento de la persona, y que posee la capacidad de generar dependencia y tolerancia en sus consumidores.” De modo que, los estudios al respecto del consumo de sustancias adictivas y perjudiciales a la salud entre jóvenes van a incluir el alcohol y hasta medicamentos que requieren prescripción médica.

De otra parte, la Consulta Juvenil a estudiantes puertorriqueños entre séptimo y duodécimo grado, trabajado entre los años 2018 y 2020 con la financiación de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (AMSSCA), reveló que las sustancias más utilizadas por los estudiantes en el año anterior a la encuesta, publicado en 2020, fueron el alcohol (33.0%), la marihuana (9.4%) y el tabaco (6.1%). Puede acceder al estudio completo, cuyo demográfico incluye féminas y varones, de escuelas públicas y privadas, así como todos los detalles de la muestra en: https://assmca.pr.gov/BibliotecaVirtual/Consultas/Consulta%20Juvenil%20X-2018-2020.pdf).

Cabe destacar que, comparado con la Consulta anterior, por primera vez el uso de la marihuana sobrepasó al del tabaco y que en general, se ve un incremento en consumo de sustancias por parte de las féminas, en varias de las áreas encuestadas. La consulta evaluó el consumo de tabaco, marihuana y  alcohol; de pastillas no recetadas; de vaporizadores e inhalantes; uso de drogas de diseño (éxtasis (rola, “X”), ketamina (K, “Special K”), LSD (gota, ácido, otros psicodélicos), GHB (“G”), rohypnol (“Roofies”) y metanfetaminas (“crystal meth”); cocaía, heroína y “crack”.  El informe también revela la zona geográfica, edad, la frecuencia del consumo entre los participantes y dónde adquieren el producto, etc. Asimismo, los jóvenes contestaron sobre su percepción en torno a los factores de riesgo para su salud y seguridad y su conocimiento al respecto.  Lamentable por demás es comprobar que las estadísticas muestran que el consumo comienza desde antes de los 12 años y que en muchos casos el grupo con más consumidores se ve entre los 12 y los 15 años.

En torno al abuso del consumo de alcohol, las organizaciones de la salud, tanto en los Estados Unidos como en el resto  del mundo, están llamando la atención sobre el daño que hace al cerebro de los jóvenes porque éste órgano no termina de desarrollarse hasta los 25 años. Obviamente, al estar más accesible, el riesgo a que los jóvenes incurran en un descontrol dañino, que afecte la salud física y mental es mayor, incluyendo el alcoholismo que no discrimina.

Como también demuestra el estudio, todas las drogas, incluyendo las de diseño, están cada día más accesibles para los jóvenes. Por ello, la organización Alianza para un Puerto Rico sin Drogas, en su sitio de la Internet, publica un listado de sugerencias sobre “Cómo detectar si su hijo está utilizando drogas.” La información que compartimos a continuación ayuda a que los padres identifiquen señales físicas y emocionales típicas de las personas que están consumiendo drogas, a saber:

Señales Físicas:

  • ojos vidriosos, enrojecidos y pupilas dilatadas
  • está soñoliento con gran frecuencia
  • tiene constante secreción nasal
  • le falta el apetito
  • padece de sudores
  • le dan dolores de cabeza a menudo
  • mareos
  • nausea y vómitos
  • visión borrosa
  • falta de concentración
  • disminución en coordinación muscular
  • insomnio
  • muestra marcas de pinchazos en los brazos
  • muestra marcas de quemaduras en las manos

Señales Emocionales:

  • se observa nervioso, inquieto y se irrita con facilidad
  • muestra depresión o ansiedad
  • tiene falta de entusiasmo o indiferencia por las cosas que antes le interesaban
  • se dan cambios radicales en su carácter y personalidad

Cambios en el patrón de conducta:

  • gasta mucho dinero sin que se vea en qué
  • tiene nuevos amigos o cambia de grupo de amigos
  • demuestra irresponsabilidad
  • muestra dejadez en su vestir y aseo personal
  • se ausenta de la escuela y sus notas bajan

Otros indicadores:

  •  sus camisas muestran manchas de sangre en las mangas
  • se encuentran quemaduras en la cama o en la ropa
  • descubre una aguja hipodérmica, un gotero o una cuchara en su cuarto o entre sus pertenencias
  • se encuentran en su cuarto u otro lugar de la casa pequeños pedacitos de papel de celofán que hayan estado doblados
  •  se encuentran pequeñas bolsitas de plástico o tapitas de juguetes de las que se sacan en máquinas
  • de la casa comienzan a desaparecer cosas de valor

Según el mismo portal de la Alianza, se deben tomar en consideración la suma de varias de estas manifestaciones y no expresiones aisladas que puedan tener su origen en otro tipo de problema. De igual forma, se aconseja que si se identifica que su hijo o hija está usando drogas, su actitud debe ser una de diálogo, comprensión, confianza y búsqueda de ayuda.

El problema de las drogas no escoge color ni procedencia social y, lamentablemente, aun los chicos bien aconsejados a veces no resisten la presión de grupo con la que les atormentan quienes desean que “experimenten”, con el gran riesgo de luego caer en un vicio.

Al final, esta es una enfermedad que presenta síntomas, por lo cual una pronta detección de estos puede permitirle a los padres buscar ayuda para que su hijo(a) no solo pueda alejarse de este mal, si no a identificar las causas de su vulnerabilidad.

NOTA: Este reportaje utilizó como referencia el portal de Alianza para un Puerto Rico sin Drogas,  http://www.alianzaprsindrogas.org/index.html  Para comunicarse con esta organización, dedicada a la educación y prevención sobre el uso de drogas, puede llamar a los teléfonos: (787)759-9489 / (787)767-2056

También utilizamos la data suministrada por la Consulta Juvenil de AMSSCA, donde pueden también ver un sinnumero de tablas muy explícitas y, a nuestro entender, muy reveladoras: https://assmca.pr.gov/BibliotecaVirtual/Consultas/Consulta%20Juvenil%20X-2018-2020.pdf


Comments are closed.

Back to Top ↑
BODEGA HUM BOT