...humanitarios

Protégete de personas complicadas

Por: Myra Sánchez
editorial@placerespr.com

La convivencia representa un punto de encuentro que permite que personas con diferentes creencias e ideales puedan relacionarse de forma armoniosa y respetuosa dentro de un mismo ambiente o lugar. Lograrlo permite que haya paz, libertad y posibilidades de progreso en el “mundo grande” en el que nos movemos: el país, el lugar de empleo o estudio, la comunidad donde vivimos y los círculos sociales, profesionales, políticos y religiosos, entre otros.

Sin embargo, cada uno de nosotros, consciente o inconscientemente escoge con quien mantener un “mundo pequeño” en el cual participan solo un mínimo de personas con las cuales existe mayor confianza, afinidad e intimidad. Esta selección nunca es homogénea y varía de persona a persona, pero siempre reposa dentro de un gran valor: el respeto.

Aunque en primera instancia pensamos en las cualidades comunes, a la hora de hablar de tu mundo pequeño, la realidad es que la selección debe ser más por “eliminación”. En otras palabras, según se viven tanto buenas experiencias como desengaños, es más real decidir lo que no quieres, que lo que deseas porque siempre hay que dejar espacio para las sorpresas. Por eso, a continuación te facilitamos una lista de estereotipos de personas con actitudes “tóxicas” que, según algunos encuestados, prefieren mantenerlos alejados. Hemos agrupado algunos por las descripción que nos dieron y que se relacionaban entre sí:

  • Resentidos, Amargados y Victimizados – Las personas que cargan resentimientos, aunque puedan tener motivos, usualmente están amargadas y transmiten su amargura. Son como una “nube negra” que desparraman negatividad por donde quiera que pasan. Siempre son los peores que están aunque vean que el mundo se cae a su alrededor y ellos se quedan en pie.
  • Prejuiciados, Fanáticos y Controladores – Los gustos, las preferencias, las devociones y la salvación, son individuales. No necesitas a tu lado personas que se dediquen a criticar, a rechazar ni a repetir o copiar lo que dicen y hacen los demás. Ninguna relación puede ser agradable si hay un constante choque de opiniones porque una de las partes siempre “lo sabe todo”.
  • Envidiosos, Hipócritas y Chismosos – Las manifestaciones de la hipocresía y el “chisme” son variadas y más o menos dañinas, usualmente ligadas a la envidia. El peligro es que muchas veces estas personas, cuando media un interés, son los que más insisten por entrar a tu mundo. Algunos, literalmente “se convierten” para ser afín a ti, te estudian y te observan para ver lo que van a decir y hacer para agradarte. Aunque “tratan de saberlo todo”, cambian de opinión a conveniencia. Frecuente encontrarlo entre personas con ansias de poder que no dudan en criticar a otros frente a ti y a ti cuando están con otros y son expertos manipuladores. Y, no faltan los “burlones” que practican el “bullying”, algo que hacen a todo el que pueden, incluyéndote.
  • Egoístas – Las personas inseguras viven aterradas de compartir lo que saben y lo que tienen y no son la mejor compañía. De hecho, son las que más tienden “a sacarnos por el techo” porque pretenden que siempre hagas lo que ellos quieren. De igual forma no aparecen cuando más los necesitas.
  • Impulsivos e Imprudentes – Usualmente son personas a quienes les gusta llamar la atención sin medida. El peligro es que nunca sabes la que van a armar contigo o con alguna confidencia tuya. Son un no, no.

Al final, cada uno de nosotros tiene cualidades que son las que nos acercan a otras personas. El hecho de que en el proceso de convivir descubramos que alguien tiene una actitud que ponga en peligro nuestra paz, no significa que debemos rechazarla, solo medir cuan cercana a nosotros debe estar. No olvides que tú también tienes cosas que mejorar y que “se hace camino al andar”.

 

 


Comments are closed.

Back to Top ↑
BODEGA HUM BOT