...humanitarios

Visiones Privadas Marianas

Por: Ivelisse Agostini

Quien es recipiente y practicante de la doctrina católica, conoce la historia y la trayectoria humana según descrita en La Biblia o Sagradas Escrituras, que comienza con la narración desde el principio de la creación, en el libro del Génesis. Asimismo, el llamado Antiguo Testamento, describe la secuencia de eventos que rigen los destinos del pueblo escogido por Dios, su Ley, y las profecías de la llegada del Mesías, para liberar al hombre del “pecado original”.

El católico, que sigue muy de cerca los libros del Nuevo Testamento, entiende que ésta es la iglesia creada por Jesucristo y, el hecho de aceptarlo a El como el Mesías prometido y que fue concebido por “obra y gracia del Espíritu Santo”, convierte a María, no solo en la Madre de Jesucristo, sino en la de todos los creyentes. De hecho, en el Evangelio de Juan, se describe su amor como uno correspondido, cuando Jesucristo, antes de morir en la cruz, aseguró su cuidado a Juan, el más joven de los 12 apóstoles, que también es autor de uno de los evangelios y del libro de la revelación o Apocalipsis.

26 Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: «Mujer, aquí tienes a tu hijo».
27 Luego dijo al discípulo: «Aquí tienes a tu madre». Y desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.
Juan 19, 25-34

Ningún católico cree que su devoción a María es necesaria para llegar a Dios, pero reconoce el poder de su intersección ante El. Durante su vida, María demostró ser la más abnegada madre y su capacidad de interceder ante su hijo, tal cual se demuestra en algunos pasajes bíblicos. Por ello, el católico ve a María tan cercana a Jesús y a Dios, que le pide su intersección, y reza: “Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo”.

Además del conocimiento que tienen sobre lo que Jesucristo anticipó durante su vida pública en torno al fin de los tiempos, sobre lo que aclaró que “nadie conoce el día ni la hora”, así como de las posibles interpretaciones del libro del Apocalípsis, algunos fieles de la Iglesia Católica han dado testimonio de visiones privadas de la Virgen María, desde tan temprano como el Siglo III.  Existen coincidencias entre los relatos de estos primeros videntes, en su mayoría religiosos, sobre mensajes de María en torno a la necesidad de regresar a practicar las doctrinas que su hijo vino a enseñar, porque es a través de Èl que será posible alcanzar el Cielo, que algunos videntes alegan ella les ha mostrado.

Aunque la iglesia no siempre ha visto con buenos ojos estos reclamos, se han dado casos de visiones privadas como la de Juan Diego y la Virgen de Guadalupe en México, acompañadas de un sin número de fenómenos, que han sido investigados científicamente con sorprendentes resultados. Ya para el Siglo 19 y en diferentes lugares de Francia, ocurrieron los eventos de Santa Catalina Labourè y la Medalla Milagrosa; los mensajes a dos pastorcitos en La Salette, y los de Bernadette en Lourdes.  Todos los casos anteriores fueron acompañados también de fenómenos que algunos entienden como milagrosos y tienen en común la visión de una María muy triste que habla del pecado en el mundo y entre los propios líderes de la iglesia. María les advierte sobre la necesidad de un cambio y una conversión urgente para evitar un gran castigo para la humanidad, muy parecido a lo que se describe en la Biblia para el fin de los tiempos y previo a la segunda venida de su Hijo.

Con la entrada del Siglo 20, ocurren otras visiones privadas, entre las que destacan las de Fátima, en Portugal; las de Garabandal en España y las de Medjugorje, en la antigua Yugoeslavia.

Fátima, es sin duda, una de las vivencias que más credibilidad ha merecido por parte de la Iglesia. Uno de los tres niños videntes, Lucia, quien se ordenó como religiosa, compartió los mensajes de la Virgen con los Papas, según las instrucciones que les dio la Virgen en sus visiones a partir de 1917. A través de estos mensajes, algunos de los cuales no fueron hechos públicos hasta muchos años después, se anticipa un gran castigo como consecuencia de los pecados del hombre. Llaman a la conversión, a la oración, al sacrificio, y a la práctica de los sacramentos, especialmente la comunión. En las últimas revelaciones se mencionan tres días de oscuridad, precedidos por una señal en el cielo, en los cuales, los escogidos podrán encerrarse en sus casas, con una vela un crucifijo y agua bendita y no deberán abrir la puerta ni mirar hacia fuera, para no ver el gran castigo. Sobre los testimonios de las apariciones de la Virgen en Fátima, se acaba de lanzar una nueva película con el nombre de Fátima, que ya se puede ver en algunas plataformas digitales.

Garabandal, en Santander, España, es un lugar remoto y para entonces sin acceso por carretera, que fue el escenario donde en 1961, cuatro niñitas de 12 años alegaron tener un encuentro y comenzar a recibir mensajes de la Virgen María y el Arcángel San Miguel que en conjunto se sucedieron por dos años, pero entre ellas, fue Conchita, quien recibió los últimos en 1964. La Virgen les habló sobre la necesidad de conversión en el mundo, de recibir la Eucaristía, de visitar el Santísimo Sacramento, de hacer sacrificios y ser buenos. Les anticipó que, de seguir en pecado, la humanidad puede ser castigada de tal forma que, ante dicha visión, las niñas gritaban y lloraban. Además, la Virgen habló de un gran milagro que habrá de suceder posterior a un aviso y que será algo tan grande que impactará a todas las personas en el mundo, para que nadie dude que es obra de Dios, de tal forma que todos tengan la oportunidad de convertirse.

Hoy Conchita tiene 71 años y lleva una vida muy discreta, a pesar de que fue hasta presionada por líderes religiosos para que se retractara ante el escándalo que supuso haber “revelado” que la Virgen estaba preocupada porque “los sacerdotes, obispos y cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas”. Ella vive al margen de la publicidad que la rodeó por muchos años, a pesar de que, con el paso del tiempo, el médico que tuvo a su cargo la investigación ordenada por la Iglesia confesó haber manipulado la información para que no les creyeran a las niñas, y dio testimonio de que los sucesos eran de índole sobrenatural. Cabe destacar que hay videos en los cuales puede verse a las niñas entrando en éxtasis, con la cabeza hacia atrás, caminando y cayendo de rodillas entre piedras, sin que les afectara. Testigos narran que hubo personas que pinchaban a las niñas sin efecto y que otros trataban de cargarlas y no podían por un peso fenomenal, a pesar de que se les veía relajadas. También, se dio un evento en que Conchita, estando en extasis, recibe la comunion y se ve aparecer en su boca una ostia, de lo cual dan testimonio varias personas. Desafortunadamente,  la investigación, alegadamente basada en declaraciones falsas, provocaron que los mensajes de Garabandal no fueran difundidos de la misma forma que sucedió con Fátima.

Recientemente, los sucesos de Garabandal han vuelto a recordarse en una película, “Garabandal, solo Dios lo sabe” y, los que entienden que los eventos en Garabandal fueron reales, solicitan que la Iglesia reabra la investigación sobre los mismos. El canonizado Padre Pio de Pietralcina, antes de morir, le pidió a la iglesia que aceptara Garabandal “antes de que sea muy tarde”, pues había tenido visiones sobre lo anticipado a las niñas. Además, pidió que le entregaran a Conchita, el velo con que su rostro sería cubierto tras su muerte.  Los mensajes de Garabandal, entre otras revelaciones, hablan de que durante el aviso cada persona podrá ver su vida, los pecados que ha cometido y el estado de su alma, teniendo la oportunidad de arrepentirse. Posterior al periodo del aviso, volverán a lo cotidiano y a ser tentados y solo los que sigan fieles a Cristo, podrán ser salvos durante el tiempo que dure el posterior castigo. Hay detalles en los mensajes de Garabandal, que propician que algunos creyentes piensen que el aviso está cercano, particularmente porque Conchita alegó que la Virgen le dijo que ella estaría viva para cuando esto sucediera y que sería advertida. Se anticipa que por el milagro que habrá de suceder, Garabandal se convertirá en un lugar que visitarán infinidad de peregrinos.

En el caso de Medjugorje, en 1981, seis niños entre las edades de 10 y 16 años comenzaron a ver a la Virgen María en un monte situado en Bosnia-Herzegovina. Sobre estos sucesos, también existe una película, Gospa: The Miracle of Medjugorje. Luego, sus visiones se sucedieron a diario, estando juntos o separados y en diferentes lugares y comenzaron a ser presionados por las autoridades. Desde entonces, son muchas las conversiones y milagros que se supone ocurren entre los peregrinos de este lugar, lo cual ha propiciado que, en tiempos recientes, hasta 2 millones lleguen allí en un solo año. Los videntes y sus familias, así como algunos religiosos, fueron perseguidos por el régimen de entonces y expuestos a todo tipo de pruebas, incluyendo psiquiátricas y hasta cárcel para un sacerdote. Hoy, la iglesia todavía está en el proceso de investigar estos sucesos, pero de alguna manera Medjugorje se ha convertido en un lugar donde siguen llegando personas en busca de paz, donde hay muchas conversiones y donde han surgido muchas vocaciones. Los videntes alegan que continúan recibiendo mensajes que transmiten al mundo, promoviendo la oración, el sacrificio, la eucaristía y el ayuno, pero también han hablado de la necesidad de convertirse para evitar un gran castigo.

Los últimos dos relatos, Garabandal y Medjugorje, ni los mensajes recibidos por los videntes, son promovidos como devoción por parte de la Iglesia Católica. Sin embargo, ello no ha impedido su impacto entrer los creyentes, dada las coincidencias con hechos que han sucedido.

Al final, no podemos evitar mencionar que algunos relacionan los mensajes Marianos, con interpretaciones del libro del Apocalipsis. Sin embargo, lo mas importante es entender que el sentido práctico de toda revelación, es recordar al mundo la importancia de la conversión, viviendo el modelo que nos enseñó el Hijo de Dios, Jesucristo.


Comments are closed.

Back to Top ↑