...humanitarios

Todos Podemos Ser Buenos

Por: Ivelisse Agostini
iagostini@placerespr.com
 
 

La bondad, es uno de los diecinueve valores morales que algunos solo lo identifican con personas excepcionales, quizás “santas”, como las únicas que lo practican. Nada más lejos de la verdad.

Pixabay - hands - hospice-1793998_1280

Tender la mano a quien necesita, aún sin que te lo haya solicitado, es un acto de bondad. Suministrada.

En realidad todos podemos practicar la bondad, o sea, hacer el bien de forma generosa y firme. Para ser bueno corresponde que respetemos a nuestros semejantes y los ayudemos en momentos de necesidad, no solo material, sino emocional y hasta espiritual (a través de la oración). Una persona buena se esmera en portarse bien, en ser feliz y hacer feliz. De hecho, una persona buena, en la mayoría de los casos, se percibe como amorosa aunque no sea expresiva, porque lo demuestra con sus obras.

La práctica de la bondad como valor moral y humano se ve empañada por el materialismo, por el afán de éxito, de riqueza y poder; por la competitividad que promueven el egoísmo y la avaricia; por el relativismo de quienes no asumen posiciones en torno a lo que es correcto y por los que pretenden justificar la falta de compasión y solidaridad con mil excusas.

Pixabay-children-1869265_1280

El valor de la bondad debe enseñársele a los niños en el hogar y asegurar que se refuerze en la escuela. Suministrada.

El valor de la bondad se debe enseñar a nuestros niños, dentro del círculo familiar y la mejor manera para hacerlo es con el ejemplo. Éste debe promoverse enseñando a los niños a respetar, cuidar y ayudar a sus hermanos y a sus padres; a cuidar de sus mascotas y estimulándolos a hacer buenas obras en favor de los necesitados. También es importante enseñarles que la bondad es un valor que hay que defender, al punto de que es lo que va a evitar que un día puedan sostenerse y ser firmes a la hora de no dejarse influenciar para hacer daño a otros. Hay que enseñarles a asumir responsabilidad de sus actos, porque no hacerlo representará que se cometan injusticias.

De otra parte, hay que saber distinguir que ser bueno o bondadoso no significa ser “tonto”, ni convertirse en víctima del que no lo es. Todo lo contrario, quien es bondadoso tiene que sentirse orgulloso de ello y debe mostrarse firme para darse a respetar. Ser  bueno no significa renunciar a que otros lo sean contigo, a que te respeten y te consideren. Ser bueno te permitirá perdonar, pero no a someterte para volver a ser víctima de quien te ha herido o maltratado.

Al final, la bondad no es un “status”, ni una apariencia, porque en sí misma, se trata de actitudes y obras que emanan del interior y que te hacen sentir siempre mejor.

Aunque, como dijimos en principio, la bondad pareciera que algunos pretenden adjudicarla solo a unos pocos, es mucho lo que se ha escrito sobre este tema, porque, en verdad es posible y debemos tratar de ser buenos.

Por lo anterior, a continuación te regalamos algunas sabias frases que engrandecen este valor moral y nos animan a practicarlo:

“El único símbolo de superioridad que conozco, es la bondad”. – Beethoven

“No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos”. – Confucio

“Sólo hay una manera de poner término al mal, y es el devolver bien por mal”. – Tolstoi

“Quien lleva en sí el germen de la virtud, hará siempre el bien, sea que obre, sea que hable, sea que escriba” – José M. Marroquín

“Benevolencia no quiere decir tolerancia de lo ruin, o conformidad con lo inepto, sino voluntad de bien” – Antonio Machado

“Suavizar las penas de los otros es olvidar las propias” – Abraham Lincoln

“La bondad es la cadena de oro que enlaza a la sociedad”. Goethe

“Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano” – Martin Luther King

“Bueno es dar cuando nos piden; pero mejor es dar sin que nos pidan, como buenos entendedores” – Khalil Gibran

“No hacer el bien ya es un mal muy grande” – J. J. Rousseau

Gran parte de la bondad consiste en querer ser bueno” – Séneca

“La Tierra tiene lo suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no las ambiciones de unos cuantos” – Mahatma Gandhi

“Hay más dicha en dar que en recibir” – Jesús de Nazaret

“Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado”. Jesús de Nazaret


Comments are closed.

Back to Top ↑