bodega blancos
...con estilo

Laboriosidad y Éxito

Por: Ivelisse Agostini

Mi querida madre, QEPD, no se cansaba de repetir que “el trabajo es honra”, pero además fue una trabajadora incansable, gracias a lo cual tuvimos la oportunidad de recibir una buena educación. De lo aprendido en casa y en el colegio, que con sacrificio pagó, entendimos que la laboriosidad conlleva esmerarnos en todas aquellas tareas que requieren nuestras circunstancias personales y profesionales.

Pixabay - home office

Son muchos los que ahora trabajan “remoto” y hasta más tiempo que el requerido, con tal de obtener buenos frutos. Suministrada.

Se trata de un valor que debe enseñarse desde la niñez, asignando tareas en el hogar a los niños, que requieran algún mínimo de esfuerzo y que ellos puedan afrontar. A tales efectos, es importante inculcarles que trabajen cada labor de forma adecuada hasta completarla, ya sea por rutina o por una asignación dentro de un término especifico de tiempo. Esto puede aplicarse en el cumplimiento de sus deberes escolares, así como en otros nuevos que se les asignen. Evidentemente, se cultivará mejor este valor si lo hacemos con experiencias que disfruten, porque se les hace fácil gracias a un talento emergente, porque quieren aprender o porque simplemente tienen la capacidad para hacerlo. Que conste, que algunos tardamos más en madurar que otros, pero cuando una buena semilla ha sido plantada, lo usual es que haya frutos.

Entre los adultos, vivimos tiempos en que cada vez hay menos espacio para el derroche o para esperar que sean otros los que hagan lo que nos corresponde. Por eso, ahora nos toca ejecutar tareas en el hogar por las que antes pagábamos a otro. Además, la reducción en la fuerza laboral nos tiene a todos trabajando mucho más que antes, pues se eliminan plazas y se nos asignan más responsabilidades que antes le tocaban al que ya no está.  Por eso, para desarrollar laboriosidad entre nosotros mismos, tenemos que hacer planes rutinarios que se cumplan, que se terminen. Eso implica planificación y orden y no dejarnos dominar por la flojera, el desánimo, el coraje o el cansancio. En muchos casos, basta con empezar un proyecto para que suba la adrenalina y con ésta la fuerza para terminar.

La laboriosidad necesita que estemos motivados para poner interés y esmero en hacer bien nuestra labor y en perfeccionarla, algo que al final nos beneficia, pues aumenta nuestro valor y auto-estima.

Una peculiaridad de estos tiempos es que son muchos los individuos que están trabajando en profesiones o trabajos diferentes a lo que estudiaron o para lo que se prepararon. Que nadie diga que eso no produce frustración. Tan real es esto que hubo tiempos en que el abanico estaba lleno de oportunidades y todos intentaban hacer de todo con entusiasmo, pero hoy piensan en mudarse. Son muchos los que hoy emigran y terminan haciendo doble trabajo y hasta algunos que nunca hubieran realizado en su país.

La pereza, la falta de motivación y el negativismo son enemigos de la laboriosidad. El hombre necesita y debe trabajar para sentirse productivo y positivo. El esfuerzo convierte a las personas en capaces de lograr objetivos y de esta forma se fortalece la percepción de que todo es posible de realizar o alcanzar.

En su aspecto más interesante, cuando se contempla la laboriosidad desde una perspectiva de conjunto, el empleador logra que su personal esté lo suficientemente motivado como para trabajar en equipo y que todos avancen con las fortalezas de cada uno, logrando mayor rendimiento. El hecho de que por la pandemia muchos “equipos” estén trabajando en “remoto”, requiere que el líder sepa reconocer los esfuerzos individuales y mantener el sentido de unidad en los logros del equipo.

Sin embargo, desde la perspectiva humana, el hecho de que ahora, mas que nunca, estemos obligados a auto-motivarnos para laborar con detalle y esmerarnos en hacer las cosas bien, puede representar un mejor auto-reconocimiento, que puede redundar en un sentimiento de mayor plenitud con cada logro obtenido.

Al final, la laboriosidad es un valor que propicia éxito… uno que genera más satisfacción que el que se logra con astucia, por herencia o con malos manejos. Los frutos que se logran a través de la laboriosidad no caducan y no dependen de nadie, por eso, no son efímeros, ni transitorios, sino los mejores. Frutos capaces de representar alimento para que otros muchos aprendan a ser mejores. De ahí que la laboriosidad de convierta en un valor moral.


Comments are closed.

Back to Top ↑
Segura Viudas EST BOT