VSuarez Taittinger Turis top
...turísticos

Visita al Monasterio Monserrat en Barcelona

editorial@placerespr.com

Barcelona es sinónimo de arquitectura, playa, diversión nocturna y gastronomía y ofrece de todo ello en abundancia. Pero entre sus más grandes tesoros pocos conocen que muy cercano a la ciudad condal existe uno de los santuarios religiosos más impresionantes que pueden encontrarse a través del mundo: El Santuario de la Virgen de Montserrat. El término Montserrat proviene del catalán y alude a “monte en la sierra”, pero es la religiosidad que arropa este lugar lo que lo hace digno de visitar. En nuestro caso particular, llegado el momento de alcanzar el tope de la montaña sobre la cual reposa el Monasterio, vivimos una experiencia sublime que cuando hemos compartido con otros, nos han confirmado experimentaron emociones semejantes. Y, es que, según nos acercábamos a la iglesia, comenzaron a sonar campanas que parecían darnos la bienvenida a un lugar glorioso. Mejor aún, al entrar a la misma, habían reunidos decenas de monjes entonando cantos gregorianos. Les invitamos a que incluyan este lugar especial en su próxima visita a Barcelona y les facilitamos detalles para que sepan sobre el mismo.

El Monasterio queda en lo alto de una montaña con un relieve muy particular y para subir es necesario utilizar un tren “cremallera”. CC0 Creative Commons

Historia
La historia de Montserrat data del año 880 cuando unos pastorcitos vieron “caer” sobre las montañas de Montserrat una luz, al tiempo que observaron la aparición de la Virgen acompañada de ángeles y de una música maravillosa que les llenó de una alegría especial y les hizo correr a contarlo a sus familias.
Aunque incrédulos, sus padres decidieron visitar el lugar y fueron testigos de las mismas apariciones por todo un mes, las que interpretaron como que estaban en presencia de visiones celestiales.
Posteriormente, y a insistencias del pueblo, su obispo estuvo en el lugar, una cueva entre la montaña, que luego fue explorada por religiosos que encontraron una imagen de la Virgen María en el mismo lugar donde se habían dado las apariciones. Hoy, este mismo lugar es visitado por miles de personas como un lugar santo y es un hermoso Santuario de los Monjes Benedictinos.
El Santuario ha sido testigo de momentos históricos dramáticos, desde haber sido incendiado por tropas napoleónicas, hasta haber sido un símbolo de la identidad catalana y del sentimiento catalanista, en contra del régimen de Franco durante la guerra civil española.
En el monasterio residen los niños de la Escolanía de Montserrat desde el siglo XIII, considerada la escuela de canto de más antigüedad de Occidente. En toda España se dice que un hombre no está bien casado hasta que lleva a su esposa a Monserrat.

El Monasterio
Está dividido en dos áreas: de un lado la basílica con las dependencias monacales y del otro, los edificios que reciben peregrinos y visitantes, donde pueden encontrarse diversos restaurantes, tiendas y zonas de hospedaje. Los monjes benedictinos practican la vida contemplativa, que da prioridad y preferencia al ejercicio de la oración y se establece como un ideal puro de vida cristiana.

La Virgen Morena
Según la leyenda, los niños encontraron la imagen de la Virgen en el interior de una cueva entre las montañas de Montserrat. La imagen representa a la Virgen con el niño sentado en su regazo y, con su mano derecha, sostiene una esfera que simboliza el universo. El niño tiene la mano derecha levantada en señal de bendición mientras que en la mano izquierda sostiene una piña.
Con excepción de la cara y de las manos de María y el niño, la imagen es dorada. La Virgen, sin embargo, es de color negro, lo que le ha dado el apelativo popular de “la Moreneta” (“la Morenita”). Se dice que el origen de este ennegrecimiento es por el humo de las velas, pero se sabe que las apariciones de una virgen “morena” han ocurrido en otros lugares del mundo como en México, pues así mismo vio Juan Diego a la Virgen de Guadalupe.

Plenitud mental y espiritual
Creas o no en la tradición e historia de este lugar, la experiencia es emocionante y de plenitud mental y espiritual. El acceso es a través de un “tren cremallera” que cuando alcanza la máxima altura, y llega al tope de estas montañas, ya sientes estar cerca del cielo. Si tienes la suerte de llegar hasta la Basílica y encontrar el coro de niños o el de los monjes en momentos en que cantan sus alabanzas, simplemente puedes experimentar lo mismo que los niños sintieron en el año 880 en que ocurrieron las alegadas apariciones. La Basílica es un lugar hermoso, de recogimiento espiritual, donde hasta el que llega por curiosidad, siente deseos de rendirse ante sus altares.
Monserrat es sin lugar a dudas un lugar a visitar. Se estima que los visitantes anuales exceden un millón, lo cual es sorprendente pues la montaña no está situada cerca de carreteras entre ciudades importantes, sino apartada, lo que provoca que no se propicien ni la visita ni la peregrinación.

Relación con Puerto Rico
Según la tradición puertorriqueña, la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Monserrate, en Hormigueros, se originó como una ermita para agradecer la intercesión de la Virgen al salvar la vida de la nieta de un jíbaro llamado Giraldo González en el 1590. El mismo don Giraldo entendió que la Virgen de la Monserrate cuidó a su nieta que estuvo perdida en un bosque por 15 días.
Como agradecimiento, don Giraldo construyó una ermita en adobe en el tope de una montaña como Santuario a la Virgen de la Monserrate. El jíbaro enviudó y dedicó su vida al sacerdocio. Como capellán, cuidó el Santuario por el resto de sus días.


Comments are closed.

Back to Top ↑