lan xt est top
...con estilo

Ayuno Intermitente o “Fasting”

Por: Myra Sánchez

Llevamos más de un año en casa y si algo hemos hecho tanto mujeres como hombres, es convertir la cocina en el lugar más visitado de la casa. De hecho, somos muchos los que nos hemos surtido de nuevos equipos y participado en infinidad de programas de forma virtual. Para colmo, es muy probable que si hacemos un recuento de las pocas salidas que hacemos, nos encontremos que predominan las visitas a terrazas o restaurantes donde poder comer algo diferente.

Basado en la premisa anterior, el que más o el que menos ya ha ganado unas libras adicionales. En el caso de los que ya teníamos problemas de sobrepeso, la situación se complica y necesitamos hacer algo importante para lograr perder peso. A tales efectos, nos dedicamos a buscar dietas efectivas y nos encontramos con el ayuno intermitente o “fasting”.

Pixabay - Weight Loss

A través del ayuno intermitente se puede perder peso. Suministrada.

Quizás, el único ayuno del que habías escuchado hasta ahora fuera aquel de índole religioso. En el caso del “fasting” se trata de escoger una combinación periodos de ayuno y de alimentación que se suceden entre horas y/o días previamente planificados. En otras palabras, pasarás periodos de tiempo sin comer y periodos de tiempo comiendo. La posible perdida de peso se debe a que durante el tiempo de ayuno, el cuerpo utiliza energía almacenada, quemando grasa corporal. En otras palabras, cuando no comes, el cuerpo “se come” su propia grasa para poder obtener energía. De otra parte, cuando comemos constantemente, el cuerpo no quema toda la energía alimentaria y termina almacenándola con depósitos de grasa en el cuerpo y de hecho, en órganos como el hígado.

El “fasting” o ayuno intermitente, si trabajado con supervisión médica, puede ser bueno, no solo para perder peso, sino para mejorar la condición de algunas condiciones de salud, para desintoxicar órganos, como anti-inflamatorio y como anti-envejecimiento. Precisamente ayunar con el propósito de eliminar toxinas, es algo que practicaban en las antiguas civilizaciones, pero fue un científico belga, Christian Duve, quien en 1950 le puso nombre a la autofagia, una palabra de origen griego que significa “comerse a si mismo”. Por definición, la autofagia es un proceso a través del cual nuestras células se renuevan, evitando que se acumulen desperdicios y otros productos que no tienen función útil para el organismo. Por sus estudios, el Dr. Duve recibió en 1974 el Premio Nobel de fisiología. Luego en el año 2016, el científico japonés Yosinori Ohsumi, fue igualmente galardonado como Premio Nobel por sus investigaciones sobre la autofagia, y su posible impacto positivo en relación con varias enfermedades.

Pixabay - Tea

Algunos tipos de infusiones, té, café solo y caldos de verduras, se pueden consumir si te da hambre durante el periodo de ayuno. Suministrada.

Aunque queda mucho camino por recorrer para entender la magnitud de sus beneficios y, de hecho, controles, se sabe que el ayuno intermitente ayuda a inducir la autofagia. Dicho esto, en los periodos de ayuno, el cuerpo pasa por un proceso de “limpieza”, consumiendo grasa y residuos innecesarios como toxinas. Mejor aún, el proceso comienza con la quema de desperdicios y toxinas y protege lo útil que necesita. Desde esa perspectiva es que se desarrolla el concepto dietético que, hasta el momento, NO  se recomienda para menores de 18 años, personas bajo peso; mujeres embarazadas o lactantes; personas con desórdenes alimenticios, así como pacientes de algunas condiciones médicas.

Aquellos que desean perder peso a través del “fasting”, deben hacerlo de forma paulatina, comenzando con espaciar las horas entre la última ingesta de alimento de un día y la primera del próximo día. Este proceso ayudará a adaptarse mejor a las alternativas que se han ido desarrollando como parte de un programa de ayuno intermitente. Para que tengan una idea del tipo de programa, hay alternativas que parten de no ingerir alimentos por 12 horas, desde la última ingesta de un día para el otro, como preparación para comenzar los verdaderos programas de ayuno.

Según lo que investigamos navegando por la Internet, se han desarrollado unas guías para reducción de peso que, luego del tiempo de preparación sugerido en el párrafo anterior, pasan a ayunos de 16 y 19 horas de ayuno/día. Quiere decir, que dispones de 5 a 8 horas para alimentarte. A partir de esta opción, existen otras que incluyen alternar el ayuno por un día o dos. Sin embargo, la meta es llegar a ayunar un día completo/semana, o sea 24 horas consecutivas. Lo importante es alcanzar un equilibrio que te permita perder peso, aumentando las horas que el cuerpo pasa quemando energía almacenada como producto de la alimentación.

Pixabay - Diet

Mediante el ayuno intermitente puedes reducir peso y limpiar tu organismo de toxinas. Suministrada.

Tal vez, el programa más famoso es el diseñado por el Dr. Michael Mosley, el cual describe en detalle en su libro The Fast Diet. Se trata de comer de forma normal durante 5 días y ayunar 2 días. Las buenas noticias son que en los dos días de ayuno se permite comer 500 calorías, que pueden consumirse en cualquier momento, repartidas durante el día o en una sola comida.

Todas las guías de programas de ayuno intermitente sugieren que, durante los periodos de alimentación, ingieras comida nutritiva, con platos que te sacien, pero sanos. De otra parte, si durante el periodo de ayuno te da hambre, se menciona que puedes ingerir infusiones como té, café solo o caldos de verduras. Aunque el ayuno intermitente puede comenzarse y dejarse en cualquier momento sin ningún problema, para aquellos que desean perder peso, se han desarrollado programas de alrededor de 10 semanas.

Al final, luego de investigar sobre este tema, podemos entender por qué el ayuno intermitente ha tomado auge y sigue siendo investigado científicamente como alternativa para condiciones de salud. De todas formas, volvemos a sugerir que antes de intentar el programa consultes con un médico ilustrado en este tema y/o con una nutricionista. Luego de consultar a tu médico, puedes suscribirte a alguno de los programas que puedes encontrar en la Internet, los cuales, por un costo, te ofrecen una guía de acuerdo a tu sistema de vida y hasta un menú en armonía con tus preferencias alimentarias, mientras monitorean tu progreso. También puedes hacerte de alguno de los libros que se han publicado sobre este tema.

NOTA: Este reportaje fue desarrollado con el interés de dar a conocer detalles generales sobre esta dieta en auge. Sin embargo, no pretendemos recomendarlo ya que, como cualquier dieta, debe ser supervisada por un medico y adaptada a las necesidades y condiciones particulares de cada persona.


Comments are closed.

Back to Top ↑