SEGURA VIUDAS SAB top
...con sabor

Enamorada de Mi Air Fryer

Por: Ivelisse Agostini

Desde la perspectiva de salud, todos sabemos que consumir alimentos altos en grasa es perjudicial, algo para lo cual debe considerarse su presencia en las proteínas, pero también en la forma de confeccionar todo tipo de alimento. Lamentablemente, para nosotros los puertorriqueños, hasta cuando la nutricionista nos dice que es de vida o muerte que suprimamos la grasa en nuestra dieta, presentarnos una de nuestras sabrosas frituras, se convierte en una tentación demasiado difícil de resistir. Tan real es el gusto nuestro por esta forma de cocción de alimentos, que, en medio de la cuarentena, uno de los primeros lugares donde se vio abundante público haciendo fila y rompiendo las reglas, fue en el Sector Piñones, donde abundan los quioscos que venden alcapurrias, bacalaítos, empanadillas, tacos, rellenos, etc., etc., etc.

De otra parte, precisamente por la cuarentena, el que más o el que menos se ha metido en la cocina y yo no soy la excepción. Por eso, mientras buscaba recetas, me encontré con alternativas para confeccionar en Air Fryer y, como no tenía forma de comprarlo personalmente, lo ordené por Internet, no sin antes consultar a algunas amistades amantes del buen comer. Aunque tardó en llegar y apenas comienzo a cocinar con este nuevo electrodoméstico, puedo decirles que se ha convertido en “el nuevo amor que entró por la cocina”, principalmente porque se puede cocinar en menor tiempo y con hasta 80% menos de grasa, algo que especialmente mi corazón va a agradecer. Por lo anterior, decidí compartir con ustedes un compendio de información y recomendaciones que les facilitará decidir si les interesa hacerse de este equipo y escoger entre el universo de alternativas que existen en el mercado.

Chicharrones de pollo, crujientes y jugosos confeccionados con mi Air Fryer. Foto: placerespr.com

En torno a su origen, aunque parece ser un descendiente de los hornos de convección de uso comercial que existen en las cocinas de algunos grandes restaurantes, el primer “Air Fryer” doméstico fue presentado al mercado por la marca Phillips en una feria en Berlín, en 2010. Desde entonces, estos han evolucionado con alternativas que varían en capacidad, voltaje, diseño, costo y precios.  Hoy vemos infinidad de marcas, algunas muy famosas y otras no tanto, pero en su mayoría de excelente calidad. De hecho, a nivel industrial, también se han creado algunos modelos que combinan este tipo de cocción con otros necesarios en las cocinas de restaurantes.

Aunque se traduce al español como “freidora de aire” la realidad es que no sigue el concepto de freír en grasa que define el término de freír. El Air Fryer utiliza aire caliente para lograr que los alimentos que se espera queden crujientes (“crispy”) en el exterior lo estén, mientras en su interior se conservan sus jugos y sabores. Lo mismo sucede con alimentos que normalmente llevaríamos a un horno regular para asar, con los cuales se logra la terminación externa que nos gusta.  Evidentemente, igual que sucede con otros electrodomésticos, conseguir su máximo beneficio conlleva un proceso de práctica y, por supuesto, seguir las indicaciones del fabricante y las de infinidad de recetas que ya se pueden encontrar por la Internet en torno a temperatura y tiempo de cocción. De otra parte, es bien fácil adaptar las temperaturas y tiempos sugeridos en algunas recetas para cocinar en este artefacto alimentos que no aparecen en las mismas.

La aceptación del Air Fryer ha sido paulatina, pero todavía no se ha convertido en el “must have” que debería ser. En el interés de encontrar opiniones profesionales en torno a este artefacto, me di a la tarea de consultar con cuatro de nuestros reconocidos chefs puertorriqueños: Lorraine Colón, Raúl Correa, René Marichal y Xavier Pacheco, y en todos los casos obtuve reacciones positivas, como electrodoméstico recomendable para uso en el hogar. De hecho, Xavier me comentó que, durante un domingo familiar, por la cantidad de personas, utilizaron varios métodos para confeccionar “Chuletas Kan-Kan” y las que se cocinaron en el Air Fryer fueron las que mejor quedaron. Raúl y René me hablaron de que escogen utilizar el Air Fryer a nivel personal para platos específicos, como alitas de pollo, pork belly skin y pollo entero, entre otros. Por su parte, la Chef Lorraine Colón, coincide con sus colegas y destaca que con el Air Fryer la comida queda buena, es saludable y evita tener que limpiar toda la grasa que surge cuando se fríe. Me dijo que hay algunas excepciones, como las alcapurrias, cuya masa no queda lo crocante que uno prefiere, pero otras cosas como las empanadillas y las papas fritas quedan de show. Además, luego de programado, no hay que estar pendiente para evitar que se queme. Los chefs me advirtieron que, el punto crocante cuando se cocina con el Air Fryer, es menos duradero que cuando se “fríe”, pero que como las frituras deben comerse recién hechas, esto no es un problema.

En mi caso, puedo dar testimonio de lo acertado de los comentarios de nuestros chefs y deseo añadir que otra de las cosas que me gustó de este electrodoméstico es que no funciona con ondas electromagnéticas, lo cual añade otro factor bueno para la salud. Hasta ahora, todo me ha quedado rico, bien rico, incluyendo unos “chicharrones de pollo”. Imaginen lo que es cocinarlos sin el “reguero” que normalmente se hace.

En torno a la selección del Air Fryer adecuado, tengo que decirles que las consideraciones deben estar relacionadas con el uso que se le va a dar y al tamaño necesario para el grupo familiar y el espacio disponible. Mientras más grande, más electricidad va a consumir, pero permitirá cocinar simultáneamente varios alimentos o varias piezas de uno mismo. En torno al gasto de energía eléctrica, aunque “hala”, de todas formas cocina en menor tiempo que en una estufa o en un horno convencional. Hay algunos modelos grandes que incluyen un “rotisserie” como atractivo adicional. Sitios como Costco y Sam’s siempre tienen algún modelo, igual que algunas tiendas por departamento, pero ahora mismo, la variedad está por Internet, particularmente en Amazon.com. De otra parte, como las marcas de muchos no son tan conocidas, también por la Internet pueden ver los “reviews” de cada uno y descubrir que aunque no las conozcas, muchas de ellas son las más recomendadas. Les comento que cuando hice mi “survey” la satisfacción era la misma, sin importar el fabricante. Pienso que como “se cocina” dentro de una canasta que se saca para lavarse, es un equipo duradero y fácil de mantener. En mi caso y por los nietos, terminé comprando uno mediano/grande y pagando $79. Los hay hasta de cientos de dólares, pero el que compré tiene todo lo necesario, incluyendo que es digital.

Al final, les confirmo que en casa hay un nuevo amor y se llama “Air Fryer”. No será perfecto, pero si un gran compañero.

 


Comments are closed.

Back to Top ↑