bodega ALAMOS TOP
...con estilo

1-2-3 de los Exámenes de Seno

editorial@placerespr.com
 

Estamos en el Mes de la Concienciación del Cáncer de Seno y son muchas las oportunidades que tenemos de obtener información sobre la temprana detección del también llamado cáncer de mama.  Todos los especialistas que trabajan con este tema coinciden en la importancia de la mamografía y/o la sonomamografía como exámenes indispensables para evitar riesgos. La mamografía no previene el cáncer, pero sí ayuda a detectarlo a tiempo, cuando no se ha propagado y por ende, salva vidas.

Por lo anterior, y para advertir a quien todavía dude sobre la necesidad de hacerse estos exámenes anualmente, a partir de los 40 si no hay historial familiar o de los 35 si lo hubiere, a continuación facilitamos los detalles más relevantes sobre este tema:

  1. Es importante que conozcas si hay historial de familiares con este padecimiento y dejarlo saber, tanto a tu ginecólogo, como al radiólogo cuándo vayas a hacerte los exámenes. El riesgo es mayor si hay historial familiar, pero el solo hecho de ser mujer ya representa que puedes padecer esta condición.
  2. Visita un centro de radiología especializado en detección de cáncer, idealmente uno del cual obtengas buenas referencias por su acierto y por el buen trato que den al paciente.
  3. No es sorprendente que hoy te ordenen tanto mamografía como sonomamografia, pues ambos exámenes se complementan para ofrecer un panorama más completo al especialista. De hecho, en algunos casos pueden solicitar una tercera prueba, el MRI, para un diagnóstico específico.
  4. Debes hacerte estos exámenes anualmente o con la periodicidad que establezca tu médico, a partir del más reciente, y llevar las imágenes y lecturas anteriores. Esta es la única forma en que los radiólogos podrán comparar y determinar si existen cambios que alerten sobre algún peligro. No debes temer al riesgo de exponerte a radiación pues la misma es mínima y en muchos lugares te cubren la zona de la tiroides con un tipo de collar para proteger esta glándula.
  5. El tamaño de tus senos no va a determinar el tipo de molestia que causa este examen. Usualmente se siente alguna molestia, particularmente si la paciente tiene el seno fibroso o está ‘ovulando’, pero es por un lapso de tiempo breve que vale la pena para evitar sufrimientos mayores.
  6. Debes mantener a tu ginecólogo informado y con copias de las lecturas, aun cuando seas referida a algún cirujano.

Testimonio de una sobreviviente

En los pasados meses y en medio de la pandemia, fuimos testigo de todo el proceso que tuvo que pasar una querida y muy cercana amiga, a quien le solicitamos nos diera su testimonio sobre todo lo que ha pasado, a raiz del hallazgo revelado en unos exámenes de seno. “Siempre he tratado de cuidarme y estar pendiente de todo lo relacionado a mi salud. Por eso, me he hecho la mamografia todos los años y siempre salia bien, con algo de grasa y fibrosis, según me indicaban, pero nada anormal.  El año pasado, me hice la prueba el 31 de octubre y me dijeron que los resultados estarían en dos semanas porque uno de los radiólogos estaba en proceso de recuperación de una cirugía. Cuando los busco, me dijeron que la técnica quería hablarme y ya sabes que enseguida me preocupé. Me informó que en los resultados se veía algo sospechoso y que el doctor recomendaba una biopsia.” 

La historia termina positivamente porque, aunque pasó por un sin número de pruebas y ulteriores biopsias, se descubrió a tiempo que tenia un tumor que estaba “encapsulado”, tan pequeño que no se podia palpar. “La aventura que comenzó el día de Halloween, haciéndome la mamografía a tiempo,  impidió que el cáncer se regase.  A un año plazo, ya pasé por el proceso de una mastectomía del seno y de su reconstrucción. No hubo necesidad de darme ni quimio, ni radioterapia.  Definitivamente, hay que hacerse los exámenes regularmente, aunque siempre salgan bien, y palparse con frecuencia, así como visitar al médico rapidito, si se siente algo fuera de lo normal”, aconseja nuestra amiga, que hoy se siente tranquila y agradecida.

Al final, nuestra recomendación es que si no te has hecho tu primera mamografía, determines con la información provista, si ya llegó el momento. Visita tu ginecólogo, verifica con tu plan médico la cobertura de estos exámenes e indaga con tus personas de confianza sobre los mejores centros especializados. Luego, haz tu cita en una fecha cercana que puedas recordar porque a partir de entonces, deberás repetir el examen cada año. Con tus resultados en mano, regresa a tu ginecólogo. Son muchas las personas que revisan la lectura del radiólogo y tienden a malinterpretarla, algo que puede causar problemas mayores.

Recuerda que estar saludable es el estado más placentero posible. ¡Cuídate!


Comments are closed.

Back to Top ↑