...saludables

Impacto del ambiente en la piel

Por:  Sylvia A. Agostini
editorial@placerespr.com

 

La piel es el órgano que protege nuestra estructura ósea.  Además, contiene una defensa inmunitaria natural que determina la producción de anticuerpos para combatir las bacterias a las que se ve expuesta.  Sin embargo, el medio ambiente puede impactar la protección natural de la piel, haciéndola más susceptible y vulnerable a condiciones cutáneas no deseadas.  Una piel normal y bien tratada, en un cuerpo sano, es resistente a lo invasivo y se afecta sólo en determinadas situaciones que alteran la barrera de la flora cutánea.

Las infecciones de la piel afectan a pacientes de todas las edades; aunque los niños, las personas de pieles más claras y las mujeres son más propensas a las mismas.  Las condiciones que se presentan en la piel van desde algo tan simple como un enrojecimiento o tan complicado como una profunda infección.

Alergias, hongos, viruses e infecciones en la piel surgen como consecuencia de la contaminación ambiental. Suministrada.

Cuando los mecanismos de defensa de nuestra piel se ven afectados por efectos del clima, como el aumento de la temperatura, la humedad y hasta los famosos polvos del Sahara, aumenta con ello la densidad de la colonización bacteriana que favorece también el crecimiento de hongos, lo cual predispone la piel.

Hay dos bacterias que producen más infecciones cutáneas:

  1. Estafilococos – muchos de los cuales están en la naturaleza misma
  2. Estreptococos – que se acumulan en distintas cavidades y zonas determinadas de nuestro cuerpo como la cara, las fosas nasales, los ojos, los oidos, el ombligo, las axilas, las manos, las unas y los genitales, entre otros.

Las bacterias, así como las secreciones producto de las infecciones cutáneas, se arrastran en nuestro cuerpo y en la ropa que vestimos. Sin duda, la limpieza, el cepillado, la hidratación, la lubricación y el buen mantenimiento de nuestra piel, contribuyen a evitar que la misma se afecte con situaciones no deseadas.

La piel seca o muy grasosa, el exceso de sudor, la higiene deficiente y cualquier lesión que rompa la piel propician la acumulación de bacterias, su proliferación y el peligro de que invadan la piel y nuestro organismo.

Además, algunos productos de origen vegetal y/o animal, los insectos y otros agentes biológicos son responsables de la dermatosis y de distintas alteraciones de la piel.  A ello hay que añadir que otras condiciones de la piel son ocasionadas indirectamente por la contaminación del aire por el polvo, alergenos, el polvo del césped, las hierbas, los árboles y el pelo de los animales entre otros.  Es bueno saber que existen varias enfermedades cutáneas relacionadas con el asma, como la Dermatitis Atópica o excema.  Todo lo anterior confirma que los fenómenos ambientales y cambios en la atmósfera han provocado reacciones químicas creando más contaminantes que afectan nuestra salud.  Y es que la contaminación no se limita al aire que respiramos, sino que se extiende a la tierra y a los cuerpos de agua, impactando nuestra cadena alimentaria.  De ahí, que se haya disparado la cantidad de personas afectadas con alergias de todo tipo y en todas las épocas del año.

Pixabay - skincare

Una piel normal y bien tratada es mas resistente al impacto ambiental. Suministrada.

Actualmente Puerto Rico vive bajo el efecto de excesos ambientales:  el polvo sahariano, el exceso de calor, la sequía y la humedad. Sin duda, debemos evitar acceder a las aguas y arenas contaminadas. El ambiente es propicio para que las bacterias que infectan nuestras playas puedan sobrevivir mas tiempo y la temperatura favorece su desarrollo.

La contaminación de lugares de esparcimiento al aire libre, incluyendo nuestras playas, mayormente es provocada por lo siguiente:

  • Desperdicios y residuos de personas y animales en la playas
  • Residuos de botes y embarcaciones
  • Arrastres de residuos que vienen desde los ríos hasta el mar
  • Descargas de aguas residuales
  • Drenajes deficientes

Cada año se arrojan miles de toneladas de desechos al mar.  Somos los responsables de educarnos para proteger el ambiente y las aguas que nos rodean y mantenerlas libres de basura y contaminantes.  A veces parece que la basura nos arropa y tenemos por uso y costumbre el abandono de la misma en las áreas de recreación.  Hacer un cambio de conducta y eliminar esas malas costumbres representará una mejor calidad de vida y la conservación del ambiente.


Comments are closed.

Back to Top ↑