bodega ALAMOS TOP
...con estilo

Nydia Ramos y el Rompecabezas de la Vida

Por: Ivelisse Agostini

Tuve la oportunidad de conocer a Nydia Ramos hace, por lo menos, 25 años, cuando se convirtió en mi cliente, mientras yo laboraba para un medio publicitario. El paso del tiempo me permitió descubrir a la espectacular mujer que había detrás de esta profesional que cosechaba reconocimientos por su trayectoria exitosa, pero seguía siendo extraordinariamente humilde, compartiendo cada triunfo con su equipo de trabajo y siempre agradeciendo a sus jefes por su confianza. De igual forma, conocí en ella a la madre de quienes entonces eran  adolescentes, ser testigo del amor que derramaba a raudales y de los frutos que iba logrando con ellos. La he visto ser  una abuela excepcional, una hija que honra a su madre y una esposa que en un momento en que dudaba del futuro de su relación de 30 años, se acercó aún más a Dios. Lo último la llevó a convertirse en una cristiana como pocas, que se esmera en practicar y dar a conocer las enseñanzas de Jesús y sobretodo, apoya a quienes necesitan.

Nydia y su hijo Anibal. Suministrada.

Agradezco infinitamente que Nydia me haya dado un espacio en su mundo, en ese que ha construído con mucho esfuerzo. De esta forma aprendí a admirarla, a quererla y a respetarla. Y, es que Nydia impacta la vida de quienes tiene cerca, de tal manera que quieres ser mejor en lo que haces, porque ella te da el ejemplo en todo. Como muchas de nosotras, ella ha tenido que luchar para alcanzar todos sus logros, algo de lo cual he sido testigo. De igual forma, agradezco su confianza al aceptar concederme la entrevista que compartimos a continuación, con motivo del Mes de la Mujer.

Nydia pasó los primeros años de vida en Nueva York con su abuelita, una figura muy importante en su niñez, quien muere luego de que se trasladasen a Puerto Rico, cuando ella todavía era una adolescente. Con un entorno familiar donde se propiciaban frecuentes cambios, no bien encuentra su primer amor, se casa muy jovencita. Mientras tanto, continuaba en pos de alcanzar su sueño de convertirse en maestra, logrando una beca por sus notas sobresalientes. “Imaginate si era la profesión que anhelaba, que para Navidad, todos los años pedía una pizarra, cada vez más grande que la anterior,” comenta.  Aunque eventualmente tuvo a su primogénito, Aníbal, siguió estudiando y de hecho, trabajando hasta lograr su bachillerato en Pedagogía con un “minor” en comercio. “No vas a creerlo, pero cuando salí a buscar empleo, una secretaria ganaba más dinero que un maestro. Entonces, la necesidad se impuso y comencé a trabajar como secretaria en una división de mercadeo”, recuerda. “Allí conocí a Brent Hoffman, quien como mi jefe, un día me dijo: ‘–Nidia, tú eres una muchacha inteligente, que tiene mucho que dar. Puedes llegar a dónde tu quieras, pero te lo tienes que proponer–‘. Esas palabras fueron como una revelación y a partir de entonces, decidí hacer mi maestría en mercadeo, la cual logré con el tiempo a pesar de que en un momento dado representaba demasiado sacrificio personal”, narra.

Angélica, Nydia y Melissa. Suministrada.

Generar mayores ingresos se convirtió en prioritario pues luego nacían sus hijas Angélica y Melissa, de modo que sus esfuerzos se concentraban en lograr  ascender como profesional, para lo cual tuvo que organizar muy bien su vida, dedicando tiempo de calidad a sus hijos. “Un día los senté y les pedí perdón por dedicar tanto tiempo a trabajar y, para que me entendieran, cada vez que tenía la oportunidad, los involucraba en actividades de mis trabajos para que vieran lo que representaba cada esfuerzo”. nos confiesa. Dicho esto, de secretaria, fue superándose para ordenadamente trabajar haciendo “research”, ser asistente de gerente de producto, luego gerente de producto y más tarde gerente de grupo. Mejor aún, cada una de las anteriores posiciones fueron en empresas de prestigio tales como Colgate, Noxell, Best Foods y Nabisco.

Estando en Nabisco, le hicieron una oferta de trabajo que requería mucho compromiso y entrega: ser Directora de Mercadeo para Goya de Puerto Rico. Nydia aceptó el reto y ocupa esta posición desde hace 26 años, en los que ha sido parte integral del éxito de la marca, creando conceptos como el Menú Criollo Goya y Comer en Casa en Familia, entre otros. De igual forma, el desarrollo de campañas publicitarias y la hábil selección de los medios para promoverlas, ha hecho posible el éxito de ser la marca mas recordada por los consumidores en por lo menos dos de los estudios de mercado más importantes del país. Su desempeño ha obtenido el reconocimiento, no solo de su empresa, sino de infinidad de asociaciones, agrupaciones sociales y cívicas, medios y hasta del gobierno, como mujer y líder exitosa. Lo anterior lo atribuye a que su vocación de maestra la ha ayudado a trabajar siempre en equipo para poder lograr cada objetivo y a que ha tenido el respaldo de su empresa. Entre sus logros más recientes se encuentra el de optimizar la presencia de la marca a través de los medios sociales, con variedad de estrategias, donde el buen producto es presentado con sencillez y respeto al consumidor.

Nydia, junto a su excelente equipo de mercadeo en Goya Puerto Rico. Suministrada.

Su más grande satisfacción como mujer, nos dice, ha sido “Ser madre y ver cómo cada uno de mis hijos sale adelante en su proyecto de vida. Ver que son personas buenas, trabajadoras, agradecidas y humildes. Cuando nos reunimos como familia, es mágico, me siento llena y feliz, no recuerdo ni una pena ni un dolor”, nos confiesa la que hoy ya es abuela de cuatro. Sus tres hijos dan testimonio de cómo la han visto en sus diferentes roles, y comentan: “De niño no me daba cuenta de lo mucho que trabajaba mi mamá porque realmente nos dedicaba tiempo de calidad y siempre estaba presente en los momentos adecuados; ya grande sí, y reconozco en ella a una mamá que ‘tiró para adelante’ para criar bien a sus hijos… Me siento super orgulloso de mi madre y siempre agradeceré todo lo que hizo por nosotros”, expresó su hijo Anibal. La mayor de sus hijas, Angélica no duda en decirnos que “la admiro profundamente como mujer con un fuerte carácter, que es además un tesoro de ser humano, perseverante para lograr sus metas, que se enfrenta a toda circunstancia con valentía y sigue firme hacia adelante y, aunque no le queden fuerzas, no se derrumba. Confío haber heredado de ella algunas de sus admirables cualidades”. 

Nydia y su esposo Frankie. Suministrada

A la “benjamina”, Melissa, le preguntamos sobre Nydia como profesional, pues ha tenido la oportunidad de trabajar con ella como jefa y nos contesta: “Ha sido una experiencia retante, de mucho crecimiento, tanto en lo laboral como en lo personal. Algunos pensarían que por ser mi mamá me dejaría pasar por alto algunas cosas, pero ha sido lo contrario, pues sus exigencias conmigo eran mayores y para mí tenían un doble peso, pues en principio la seguía viendo como mi mamá. En el proceso me enseñó a jamás conformarme con dejar algo a medias, aunque para ello tuviera que sacrificar mi tiempo personal; que no importan las piedras que el camino presente, hay que trabajar con lealtad, calidad, humildad y honestidad en todo lo que haces, lo cual no permitirá que nadie ponga en duda tu desempeño y tu esencia. Aprendí que aunque era más exigente conmigo, me estaba enseñando tal cual hace con todos los compañeros y que bajo todas sus exigencias también estaba el amor de la madre que quiere lo mejor para mi”. De otra parte, su esposo Frankie, destaca que para él siempre ha sido muy linda, tremenda esposa, pero sobre todo, un gran ser humano, a quien admira como madre, abuela y profesional, entre tantos roles que ha tenido que asumir.

No puedo dejar de destacar lo que dije al comienzo sobre la admiración que siento por Nydia en torno a su práctica como cristiana, que es tan real, como que, aunque no visitamos la misma Iglesia, evito perderme sus invitaciones para participar en infinidad de actividades en las que se asegura de tener excelentes oradores que promueven la Fe cristiana. De otra parte, su empeño en hacer obra, la llevó, junto a dos queridas amigas, a fundar el Ministerio Valora Tu Vida, con el propósito de ofrecer herramientas que enseñen a personas vulnerables a enfrentar las situaciones de la vida, siempre con obediencia a Dios. El Ministerio tiene muchos logros que merecen su propio espacio, pero es una muestra del compromiso de este ser humano con lo que es realmente importante.

Nydia junto a Maritza y Nelly, co-fundadoras del Ministerio Valora Tu Vida. Suministrada.

Al final, quise saber cómo ve Nydia a la mujer de hoy, desde su experiencia y la cito: “Hay dos vertientes, por un lado veo a la mujer que sabe lo que quiere, que ya no es tan sumisa y que se da a respetar y, veo también a la profesional que avanza, que hace historia y abre camino para lograr la igualdad en su desempeño, sobretodo en torno a sueldos”, nos describe. “La mujer de hoy no compite con los hombres, sino con ella misma, para ser mejor dentro de su potencial. Cada una decide a dónde quiere llegar y la mayoría ha aprendido a negociar y rechazar victimizarse”. 

Nydia nos comparte, además, su visión de que “la vida es una gran batalla y, como un rompecabezas, hay que encontrar todas las piezas para lograr una vida plena. Sin embargo, aclara que la pieza más importante, la que no puede faltarte es Dios, porque es la que logra el todo. La parte espiritual es la que te ayuda a valorar la vida y la que te completa”. 

Confío este reportaje haga honor a una de las mujeres más admirables que conozco en todos los sentidos y a quien tengo la gran fortuna de llamar amiga, en ocasiones, hermana. Que Dios siga llevándote por caminos de luz, para que sigas alumbrando nuestras vidas. ¡Gracias Nydia!


Comments are closed.

Back to Top ↑