...humanitarios

El Valor de la Solidaridad

Por: Ivelisse Agostini
editorial@placerespr.com

Por su significado, la solidaridad consiste en adherirse a causas o intereses ajenos en momentos difíciles. Y… sobre momentos difíciles, Puerto Rico, como país, lleva una cadena de acontecimientos muy complicados, siendo el más reciente el paso del huracán Fiona. Evidentemente, mientras más vulnerable haya estado cada persona, cada lugar, cada propiedad o negocio, peor son sus circunstancias actuales y más complicada su situación. Peor aún nuestra ya “cuasi-inservible” infraestructura tiene a casi todo el país sin agua y luz.

Los tiempos demandan que cada uno, dentro de sus circunstancias, haga un esfuerzo por transcender lo personal para ayudar a otros. Hacerlo puede conllevar situaciones en que se deben tomar decisiones inmediatas, pero idealmente debe hacerse de forma organizada.

La caridad debe comenzar por casa, con tus familiares: ayuda económica, una cama, un abanico; un plato de comida; un turno en la gasolinera por gasolina o “diesel”; un viaje al supermercado o a la farmacia; agua; contactos para médicos y otros profesionales de ayuda; un “pon”, etc., etc.

Considera en tu orden de prioridades a tus vecinos y amigos, a tus colegas, a la gente que de rutina te apoya y/o que cuenta contigo, siempre recordando aquello que mi madre repetía hasta el cansancio “Haz bien y no mires a quién”. De repente, también es tiempo de perdonar y ayudar a quien está necesitado, aunque antes te haya negado ‘una mano’.

En el proceso de ser solidarios, podemos hacerlo personalmente o en grupo, escogiendo personas, entidades o necesidades particulares a las que apoyar. De forma grupal, usualmente es posible ayudar a más personas, pero requiere mayor organización para lograr efectividad. Ya tenemos experiencia y podemos identificar las entidades que trabajan de forma efectiva y rápida. Y, es que, también se da el que “recauda” y no hace nada, o favorece de forma discriminada.

Hay ocasiones en que nuestras circunstancias no nos permiten ayudar económicamente, pero sí podemos dedicar nuestro tiempo para apoyar causas y/o ayudar a entidades que están ofreciendo algún servicio en favor de los que necesitan. A veces, solo escuchar, dar un sincero abrazo o un apretón de manos, puede hacer la diferencia y ser la mejor muestra de solidaridad.

Al final, tengo que comentar lo orgullosa que me siento de nuestro pueblo, de ver que la mayoría de nuestra gente está mostrando nobleza de espíritu, grandeza de corazón y valentía ante los cambios que sus vidas están experimentando. Y, es que hoy, ser solidarios no es una opción, debe ser una obligación. Solo unidos, podremos recuperar al verdadero Puerto Rico.


Comments are closed.

Back to Top ↑
BODEGA HUM BOT