...humanitarios

Que la Paz sea con nosotros

Por: Ivelisse Agostini

Sintonizar las noticias locales e internacionales se ha convertido en un acto de valentía, tan real, que ya no es raro que un periodista ancla solicite que tengamos discreción porque presentarán imágenes muy fuertes.  Localmente las guerras son entre parejas, entre vecinos, entre políticos y entre “el bajo mundo”, entre otros. Nos dicen que los crímenes son por asecho y que no debemos preocuparnos… sí, claro. Internacionalmente, las guerras y los conflictos producto de injusticias y ansias de poder o por situaciones políticas, han llegado a tal extremo que más de un país está “ensayando” con misiles y amenazando con el uso de armas nucleares. Casi nada. Y en medio de todo esto, debemos esforzarnos por encontrar la paz, especialmente en el mundo pequeño en que nos desenvolvemos, i.e.: familia, trabajo, círculo de amigos, iglesia, etc.

Una mirada al presente y al desorden de valores que vive la sociedad nos lleva a comprender lo complicado que resulta cumplir nuestra misión de amar y ser amados y, quizás todavía más difícil, poder vivir en paz. Y, es que muchos viven sin esperanza, incapaces de ver nada positivo; convirtiéndose en personas que, por miedo, envidia o arrogancia y, por el afán material, se transforman en seres egoístas, capaces de hacer mal, en ocasiones, hasta “sin intención”. De otra parte, es simple concluir que todos los pensamientos, sentimientos y actitudes que nos desconectan del amor, son los mismos que nos impiden vivir en paz. Nos hemos desconectado de la Divinidad. Y, es que, el amor es de Dios y viene de Dios.

No hay duda de que la Carta de San Pablo a los Corintios que tantas veces hemos escuchado en las bodas, es una de las mejores descripciones sobre cómo amar. En ella se destacan la paciencia, la bondad, la caridad y el desprendimiento; la humildad; el pudor; el sosiego; el perdón; ser justo y juicioso. De igual forma, ser abnegado, confiado y tolerante, entre otras virtudes. Se trata de una “receta” con muchos ingredientes, que solo practicándola podremos conseguir el resultado perfecto. Lo importante es que existen herramientas para poder aspirar y lograr una vida mejor, donde cuerpo, mente y espíritu se complementen en ese esfuerzo.

En torno a la Paz que Jesús ofrece en cada encuentro en su vida pública, lo primero que necesitamos entender es que no podemos vivir con temor. Y, es que el miedo, es contrario a tener Fe, es paralizante y causa sufrimiento porque anticipa cosas negativas que no han pasado y nos aleja del amor.

Quien aspira a vivir en paz, necesita conectarse con Dios Padre para tener Fe y Esperanza, para practicar la Caridad. Al igual que el amor, la paz comienza “por casa”, en nuestro interior, valorándote, perdonándote, respetándote y aspirando a una vida con propósito y valor. Si logras amarte a ti mismo, podrás aspirar a vivir en Paz y a saber amar. Además, cuando hay Fe, se rechazan los miedos y los malos pensamientos que nos impiden vivir tranquilos y utilizamos herramientas como la oración para sobreponernos en momentos de tensión e impedimos que lo negativo nos acose, porque solo Dios es eterno y todo, de una forma u otra, pasará. Conseguimos la paz, viviendo el presente de la mejor forma que podemos, siendo discretos y respetuosos con la palabra; no asumiendo ni tomando todo lo que nos sucede como personal y respetando a los demás para lograr una mejor convivencia.

Aspirar a vivir en Paz requiere que dediquemos tiempo en soledad, en silencio, en intimidad con Dios y nosotros mismos. Implica cerrar los ojos para conectarnos con nuestro aspecto espiritual, para abrirnos a conversar con Dios y que de Él llegue “la Paz que sobrepasa todo entendimiento”, de la cual también habla San Pablo en Filipenses 4.  

Aún en estos momentos en que no proliferan buenas noticias, si dejas atrás todos los miedos, y buscas de Dios de la forma más íntima y cercana, vas a sorprenderte, porque el acto de desprendimiento de todo lo terrenal, te lleva a “tocar con una mano”, la paz. Convertir esos “encuentros” en parte de tu vida, te renovará y brindará muchos días llenos de amor y de paz, uno a la vez, hasta que se convierten en parte de tu ser.


Comments are closed.

Back to Top ↑
BODEGA HUM BOT