...humanitarios

El Sano Alivio del Llanto

Por: Myra Sánchez

En una edición anterior hablamos de lo importante que es la sonrisa y hasta las carcajadas, así como su efecto positivo en nuestro hacer cotidiano y sobre nuestra salud. En esta ocasión, hablaremos sobre llorar, una acción que de preferencia hacemos en soledad y que en la mayoría de los casos, sirve para expresar pena, angustia, dolor, malestar o disgusto. Sin embargo, hay ocasiones en que lloramos de alegría en medio de un “ataque de risa” genuino y prolongado y otras en que lo hacemos frente a alguien, quien en su intento por consolarnos, provoca que alternemos la risa con llanto, algo que se dice es la mejor forma de lograr sobreponernos a la emoción que nos agobia.

Pixabay - Baby tears

Durante la infancia, el llanto es la forma de alertar ante las necesidades. Suministrada.

Nuestros primeros llantos muchas veces surgen luego de nacer y enfrentarnos al cambio de ambiente, luego de haber estado dentro del vientre de nuestra madre. A partir de entonces, hasta tanto aprendemos a expresarlas, lloramos por necesidades, como es el caso de tener hambre, dolor, sueño, frío o necesidad de afecto o de un cambio de pañal. En otras palabras, el llanto es, durante las etapas tempranas de nuestra vida, la forma de alertar cuando necesitamos ayuda.

Con el paso del tiempo, desde una perspectiva cultural, llorar de repente se convierte en un acto de debilidad, particularmente entre los varones, cuando en realidad puede ser algo beneficioso, porque a través del llanto, liberamos tensiones y conseguimos relajarnos. Por lo tanto, ante las emociones que producen el deseo de llorar, lo mejor que podemos hacer es permitir que suceda, porque va a ser una forma de sentirnos aliviados, tanto física como emocionalmente. De paso, hasta las lágrimas son buenas, porque se piensa que sirven como analgésicos a nuestros ojos.

Desde la perspectiva científica, mientras lloramos liberamos adrenalina y aumentamos la producción de endorfinas, por lo que posteriormente se percibe una sensación de calma. En este sentido, muchos opinan que no importa si el llanto es provocado por una angustia personal, si lo hacemos viendo una película o por empatía con el dolor ajeno, de todas formas, luego de llorar, la persona se siente mejor y es más fácil un eventual mejor estado de ánimo.

Interesante por demás, es el hecho de que la mayoría de los adultos intentamos evitar llorar frente a otras personas y somos las mujeres las que menos podemos contenerlo, ante sentimientos de luto por separación o pérdida. Sin embargo, las lágrimas, en muchas ocasiones provocan consuelo y la ayuda de otras personas, en momentos de necesidad. Por otro lado, algunos acuden al llanto, ante todo tipo de circunstancias, arriesgando a que sus lágrimas terminen siendo percibidas como actos de manipulación.

Al final, trajimos en nuestro “equipaje” herramientas para liberar tensiones y expresar emociones. Entre éstas, llorar o reír parecen ser las mas adecuadas para mantener nuestro estado de animo en mejores condiciones, tanto para levantarlo, como para sosegarlo. Lo importante es dejar el llanto para cuando sea necesario y permitir que sean las sonrisas las que prevalezcan en nuestro rostro, para nuestro beneficio y el de nuestro entorno.


Comments are closed.

Back to Top ↑